Pemex y CFE, monedas de cambio en el acuerdo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pemex y CFE, monedas de cambio en el acuerdo

COMPARTIR

···

Pemex y CFE, monedas de cambio en el acuerdo

03/10/2018
Actualización 03/10/2018 - 11:07

El único artículo del capítulo 8 del Acuerdo Estados Unidos, México y Canadá (aka nuevo TLCAN), dice entre líneas que México es capaz de modificar el marco legal de su sector energético como mejor le convenga, y Estados Unidos y Canadá reconocen que el “Estado Mexicano tiene la directa, inalienable e imprescriptible posesión de todos los hidrocarburos del subsuelo”, esto pese a los más de 100 contratos derivados de las rondas petroleras, con los que las empresas ganadoras pueden hacer lo que necesiten con los recursos que extraigan, es decir, si están abajo es de México, pero si lo sacas ya es otro tema.

Recordemos que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador envió a Washington, junto con la comitiva negociadora, a Jesús Seade Kuri, para asegurarse que estas letras quedaran en el rompecabezas comercial llamado US-M-CA.

Y digo rompecabezas porque pareciera contradictorio el capítulo 14, que habla sobre las inversiones, especifica que los obstáculos para hacer negocios en diferentes sectores, incluidos el del crudo y gas, no podrán volver, es decir, aplica un blindaje a la reforma energética; sin mencionar que prohíbe las expropiaciones arbitrarias.

Por otra parte, en el capítulo 22 del USMCA sobre empresas del Estado, se exige que en las contrataciones de éstas (obviamente Pemex y CFE incluidas), se traten igual a las firmas de Estados Unidos y Canadá, es decir, con esta medida piensan lograr su boleto dentro del agresivo programa de contrataciones que harán las empresas productivas del Estado el siguiente año, vaya, hasta parece contestación a la polémica reunión que sostuvieron en semanas pasadas los proveedores mexicanos de Pemex con López Obrador, donde les prometió 'rescatar' a esa industria.

En este sentido, la petición de Seade se cumplió al pie de la letra, pero tuvo un costo, y aunque se logró diseminar la incertidumbre generada en ese momento, los negociadores, hábilmente, lograron generar esta protección tan ansiada a la naciente industria energética, pero que generará confusión si el próximo gobierno considera, como así se ha comentado, que es necesario ajustar las leyes secundarias del modelo energético mexicano.

Una de las actividades fundamentales en la industria petrolera, y pilar de una producción de hidrocarburos estable y rentable es la reparación de pozos, una actividad que no ha sido prioridad para Pemex, pero que a últimas semanas de que termine el gobierno, las Subdirecciones de Producción Bloques Norte y Sur están empujando el concurso PEP-CAT-O-GCSEYP-100-55690-O100180331, que incluye dos contratos por 40 millones de dólares, y donde están participando empresas como Química Apollo, en conjunto con Recursos Omega y Especialización Profesional de Personal; mismas que acreditan su experiencia con la participación de Servicios Petroleros Olimpia, empresa creada en 2017, y que de acuerdo con información pública en plataformas laborales, está integrada en su mayoría por extrabajadores de Key Energy, sí, la empresa que fue inhabilitada por pagar sobornos a funcionarios de Pemex en 2017, como resultado de una investigación de la Comisión de Valores de Estados Unidos.

Pese a la instrucción recibida por el equipo de transición de detener la marea de contrataciones en Pemex, en tanto no se garantice que se sujetan a la estrategia para rescatar a la industria presentada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, los procesos continúan, pues los 80 contratos en cola, que hemos señalado en este espacio tienen la venia de la Gerencia de Contrataciones para Producción, a cargo de Pablo Joel Vera Aguilar, y de la subgerencia de Procura de Campos Terrestres, que encabeza Mauricio Bárcenas Cedrún.

Las licitaciones, dan cuenta fuentes cercanas, incluyen desde servicios de transportación, suministro de válvulas, espárragos y tuercas, pasando por refaccionamiento y mantenimiento de grúas, hasta servicios de medición multifásica en pozos petroleros, y tratamiento y manejo del aceite en campos petroleros, o para verificar integridad mecánica en ductos de Pemex Exploración y Producción. Basta darse una vuelta por la página de Procura de Pemex. La transición, me dicen, no está nada contenta.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.