Peligra producción petrolera en Burgos (2/2)
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Peligra producción petrolera en Burgos (2/2)

COMPARTIR

···

Peligra producción petrolera en Burgos (2/2)

05/12/2018
Actualización 05/12/2018 - 9:10

Ya la semana pasada narraba en este espacio la riesgosa situación que enfrenta el Activo Integral de Burgos que opera Pemex en el norte del país por la amañada licitación de servicio de transporte de hidrocarburos para la que se contrató al consorcio conformado por Barcasa e Inmuebles Rompe Picos (sic).

Pues bien, no obstante que para ganar el concurso PEP-CAN-S-GCSEYP-00054135-18-1, por más de 900 millones de pesos, acreditaron con documentos apócrifos la experiencia de su personal, un recurso de reconsideración del que tengo copia, da cuenta de que presentaron facturas alteradas de los vehículos con los que operan.

En el anexo, detalla que la armadora Kenworth Mexicana SA de CV envió una lista firmada por Gerardo Villela Marín, subdirector de Relaciones Gubernamentales, con los números de serie de las 41 unidades que Barcasa inscribió, y mientras que en la solicitud del concurso señaló que eran modelos 2018, en la realidad se tratan de unidades 2012 y 2017, pero ¿esto en qué afectó? Bueno, pues que al prometer la unidades más modernas, Barcasa y compañía lograron una calificación más alta dentro de la evaluación, lo que ante la ‘miopía’ de los supervisores del concurso, les permitió ganar, sin mencionar que las unidades 2012 y 2013 simplemente no son permitidas en el concurso, mismo que pedía hasta 2014.

Así, detalla el documento, Barcasa se valió de la empresa de uno de sus socios para refacturar y así poder alterar los modelos de los tractocamiones y facturar camiones con números de serie inexistentes, pues además de la prueba confirmada por Kenworth, el número de serie revela además que no corresponden al año que se dijo, lo cual pudo haber sido verificado por el personal de Pemex desde que se presentaron los documentos para el concurso.

Esta mentira flagrante armada por los concursantes, y detallada en la documentación que hoy tiene Pemex, es motivo suficiente para rescindir el contrato, previa determinación del Órgano Interno de Control; incluso, me dicen que ya hubo diferimiento de producción por incumplimiento de contrato, pues no tienen equipo para seguir.

Recordemos que en la entrega anterior daba cuenta de que otro participante, Fletes y Materiales Forsis SA de CV, quien fue desechado por supuestas incongruencias en las facturas presentadas para acreditar el equipo mínimo requerido, sin precisar cuáles fueron las supuestas fallas.

Lo grave es que el contrato ya inició, pero con equipos que no cumplen con los requerimientos técnicos de Pemex para una actividad tan especializada. Es decir, no estamos hablando de pipas de agua, o de camiones que llevan garrafones, estas unidades tienen complejos sistemas de contención de hidrocarburos que no se pueden dar el lujo de desestimar por una simple omisión en el ‘papeleo’.

Ahora el balón está en la cancha de nuevo subdirector de la región Norte, Ricardo Padilla Hernández, quien además tendrá que revisar la otra partida de este contrato en el Bloque Norte 02 de Poza Rica, donde habrían hecho algo similar. Este será uno de los primeros casos con olor a corrupción que le toca resolver al nuevo gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y si no basta, habría que advertir también a la nueva administración de Pemex Exploración y Producción que en 2017 fueron asignados tres contratos para la perforación y terminación de pozos de desarrollo de aguas someras a Baker Hughes, Weatherford y Marinsa/Perfolat/Qmax, mismos que han sido el medio para darle un ‘sobre uso’ a un producto llamado ‘SP Brecha’, generándole grandes facturas a la empresa Tecnología Integral en Fluidos de Perforación.

Este producto no es más que una sustancia con base en agua de mar, que de acuerdo con técnicos consultados, deja mucho que desear en la eficiencia, pero que la Gerencia de Servicios de Intervenciones a Pozos de PEP, con Pablo Crespo Hernández, ha insistido en utilizar aunque no necesariamente se refleje en una mejora de los indicadores petroleros.

Recordemos que durante la era Lozoya, Tecnología Integral de Servicios de Perforación recibió el contrato 641005813 por más de mil millones de pesos a dos años de haber sido creada, lo que llamó la poderosa atención, me cuentan, de la nueva administración pues Crespo anda movido promoviendo su ampliación pese a que termina este 31 de diciembre, al mismo tiempo que impulsa el uso del ‘SP Brecha’. en otros contratos.

Pues nada, que la comisionada Neus Peniche deja esta semana la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para integrarse al equipo de Rocío Nahle como enlace entre la Secretaría de Energía con los órganos reguladores: la propia CRE y la CNH.

La noticia resulta positiva pues quién mejor que uno de ellos para entender las complejidades de los reguladores. Además, Peniche sería una buena interlocutora entre ambas partes para lograr los mejores acuerdos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.