La advertencia de López Obrador
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La advertencia de López Obrador

COMPARTIR

···

La advertencia de López Obrador

12/09/2018

El sábado 8 de septiembre, en el hotel Hilton de Villahermosa, Tabasco, se llevó a cabo la primera reunión entre el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador y empresarios mexicanos del sector petrolero. Escoltado por Adán Augusto López Hernández, gobernador electo de Tabasco; Rocío Nahle, futura secretaria de Energía; y Octavio Romero Oropeza, próximo director de Pemex, López Obrador realizó un recuento de lo mal que le ha ido a Pemex, y en particular a la subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP), que hoy tiene niveles operativos de hace más de 30 años.

Ahí, de acuerdo con fuentes que estuvieron presentes en la reunión, les dijo, sin detallar, que las empresas que tienen contratos petroleros derivados de la Reforma Energética no han cumplido con los programas mínimos de trabajo a los que se comprometieron. Para ellos, dijo el presidente electo, habrá un primer y único acercamiento para que se negocie el cumplimiento de los contratos; de no ser así, prometió quien comandará la política energética del país durante seis años, sus contratos serán cancelados.

Estaban en primera fila personajes como Luis Vázquez Santiés, de Diavaz, y Miguel Alemán Magnani, quien no ha podido despegar su empresa Galem Energy, con la que participó, sin éxito, en algunas rondas petroleras de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Es de llamar la atención que el único funcionario activo de Pemex que estuvo en la reunión, según me cuentan, fue Miguel Ángel Lozada, quien se presenta como “elegido” por el equipo de transición para todo lo que tenga que ver con PEP, y a quien podrían pedirle cuentas por los cuatro contratos que tiene la empresas Quantum Reservoir Impact con Pemex por alrededor de 350 millones de dólares, que por cierto, no han contribuido a aportar ni un solo barril, de acuerdo con fuentes internas.

El mensaje fue claro, directo, y ovacionado por los asistentes que estaban en aquel hotel de la capital tabasqueña. Un López Obrador ensalzado, continuó y dijo que desde su primer día de gobierno, tanto Nahle como Romero Oropeza tienen la instrucción de reactivar la industria petrolera del país a fin de incrementar la producción, para lo cual propone licitar de inmediato contratos para perforación, reparación y el mantenimiento de pozos exploratorios y de desarrollo, tanto en cuencas terrestres como marinas.

El presidente electo de México aclaró que todos estos contratos se concursarán bajo las leyes y procedimientos aplicables vía Pemex, y enfatizó que los procesos deberán hacerse de manera expedita sin violentar absolutamente nada, ni una regla, vaya, actuarán con lo que está disponible en el marco legal vigente. Asimismo, solicitó el apoyo para que todas las empresas petroleras nacionales que cuenten con la experiencia, los equipos y el personal técnico calificado, estén preparadas para iniciar operaciones lo antes posible.

Otro punto relevante del mensaje de López Obrador fue que se analizarán todos los contratos vigentes para las actividades antes mencionadas, y que recordemos que PEP ha dado a diestra y siniestra conforme se avecina el cierre de gobierno. En este caso, dijo que revisarán cuáles son factibles para que se les otorguen ampliaciones de plazo y/o monto, en tanto se licitan nuevos procesos.

Este último es un beneficio que muy pocos obtendrán, pues tiene la finalidad de que las actividades petroleras no se detengan por cuestiones administrativas, y en este sentido advirtió que serán minuciosamente seleccionadas las empresas a las cuales se les harán ampliaciones a sus contratos, para lo cual se verificará su experiencia, desempeño operativo y de seguridad, así como el factor corrupción, ya que mencionó que tiene conocimiento de empresas a las que se les hicieron contratos por la 'vía exprés', que no cuentan ni con los equipos, herramientas, experiencia y personal calificado, pero que sin embargo son ligadas y apoyadas por funcionarios y políticos del régimen actual, y de las cuales, algunas de ellas las hemos advertido en este espacio.

Y en el capítulo de esta semana de “Los segundos valen oro en Pemex”, me cuentan desde la petrolera nacional que hoy en día existe un convenio para pagar a Grupo R por 230 millones de dólares, por la terminación anticipada de plataformas semisumergibles correspondientes con un contrato que Pemex no cumplió.

El problema, es que Miguel Ángel Lugo Valdéz, coordinador de Procura y Abastecimiento para PEP no ha querido firmar, contraviniendo las instrucciones de la dirección jurídica de Pemex, e incluso de la oficina de la Dirección General de la petrolera, lo que podría detonar en un potencial y oneroso conflicto para la de por sí lastimada Pemex. Sin duda un expediente más que tendría que ser revisado por la siguiente administración.

* Dedicada con mucho amor para mi Dianita. Muchos días de estos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.