Ellos quieren bajar el gas LP
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ellos quieren bajar el gas LP

COMPARTIR

···

Ellos quieren bajar el gas LP

16/05/2018
Actualización 16/05/2018 - 9:44

Las grandes empresas que proveen gas LP a México, a través de Pemex, están buscando la forma de brincarse a la petrolera nacional y entrarle con todo a surtir a los distribuidores con descuentos hasta de casi un peso por litro en el precio del combustible.

La estrategia no es fácil, pues Pemex es su principal cliente en el país, y brincárselo significaría darle la espalda y arriesgarse a que busque a otros más, por lo que no están seguras y van a tientas en este mercado que no es nuevo para ellas, pues en sus países de origen, cuyo nombre omitiré para no levantar suposiciones (a petición de las fuentes), lo han venido haciendo desde hace muchas décadas.

De lograrlo, le darían un giro al mercado, pues precios más bajos es precisamente lo que hoy exigen los consumidores. Darles una mejor opción sería de gran ayuda en momentos en los que tenemos precios hasta 40 por ciento arriba de los que se tenía un año atrás.

Hay que recordar que los distribuidores de gas LP nacionales ya están despertando en el tema, pues del total de las importaciones de 2017 (que fueron 38 por ciento del consumo nacional), 75 por ciento ya son de privados (en abril de 2016 fue 30), motivados principalmente por dos terminales de privadas de distribuidores nacionales en Tuxpan, así como una más en San Luis Potosí, a donde la molécula llega vía ferrocarril a un costo menor que por ducto, dándole grandes ventajas competitivas en esa región.

Me cuentan que uno de los grandes interesados en que los distribuidores tengan acceso a precios más competitivos en el mercado es la Comisión Reguladora de Energía (CRE), ya está preparando una campaña para 'enseñarle' a estas empresas que pueden solicitarle a Pemex la capacidad ociosa que tiene, sin esperarse a un concurso o temporada abierta, mismas que hemos visto fracasar en el pasado, al menos en el caso de los ductos y terminales de almacenamiento de gasolinas.

El objetivo de las internacionales es hacerse de capacidad en el 'elepegeducto' que tiene Pemex desde Pajaritos, en Veracruz, hasta Jalisco, y que hoy tiene un total de 40 por ciento de subutilización, pero no la tienen fácil.

Desde que llegaron las nuevas marcas de gasolineras que ofrecen aditivos comencé a probarlos uno a uno cada semana. Así que además de las estaciones de Franquicia Pemex, llené mi tanque con 'gasolina aditivada' de Hidrosina, BP, Shell y G500, y francamente no vi mucha diferencia, si acaso esta última me dio un rendimiento hasta diez por ciento por arriba del que estaba acostumbrado.

Ahora bien, pese a cualquier animadversión que yo tenga con la apertura del sector y la forma en que el gobierno mexicano ha abandonado irresponsablemente las actividades de refinación en nuestro país, que también he señalado y argumentado en este espacio, debo reconocer que la gasolina de Repsol me rindió 20 por ciento más.

Hay que matizar que el desempeño de un coche está sujeto a muchos factores, incluso el clima y el estado del motor, por supuesto, sin embargo, otras personas me han hecho comentarios similares a este que les expongo.

El problema es que para cargar, al menos en la estación que tienen sobre Periférico Sur, en la Ciudad de México, se requiere de 25 minutos, y no por la larga fila, sino porque está ubicada en uno de los cruceros viales más importantes de la zona. No pudieron encontrar peor lugar, aunque espero que al menos, por esta semana, vuelva a valer la pena. Y a ustedes, ¿cuál les ha rendido más?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.