El contrato que les heredó Lozoya
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El contrato que les heredó Lozoya

COMPARTIR

···

El contrato que les heredó Lozoya

05/09/2018
Actualización 05/09/2018 - 9:18

Esta semana llegó a la Unidad de Responsabilidades de Pemex Exploración y Producción (PEP) un expediente robusto donde se denuncia a más de 20 funcionarios de la subsidiaria por una serie de supuestas irregularidades en la adjudicación directa del contrato 641006800 a tres empresas, por un monto superior a los 200 millones de dólares en enero de 2016, aún bajo la dirección de Emilio Lozoya Austin, quien dejó el cargo un par de semanas después.

El documento, de cual tengo copia y así también la casa de transición del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, denuncia que este proceso no se justificó correctamente, que carece de los dictámenes tanto a nivel técnico (pruebas químicas que no aparecen), como en el monto; sin embargo, y aunado a estas supuestas irregularidades, revela que la dirección general de PEP, que recae en Juan Javier Hinojosa Puebla, pretende incluir servicios que no corresponden a la vocación del mismo.

Me explico, de acuerdo con el contrato, los servicios que se contrataron fueron para “Acondicionamiento de Condensados para Fluidos Case para Lodos de Perforación, Fluidos Base para Terminación, Fluidos Orgánicos para Mantenimiento a la Producción y Mejoradores de Flujo para PEP”, trabajos que me dicen técnicos allegados al tema, son de muy poca demanda en la operación de Pemex.

En su lugar, la administración actual de PEP busca en este contrato, que vence hasta enero de 2021, incluir “servicios de reacondicionamiento de pozos de producción, calderas para calentar aceite, equipos para hacer sondeos de pozos, bombeos de fluidos a alta presión, estimulaciones, limpiezas de pozos, entre otros”, que nada tienen que ver con los procesos originales contratados, ya que actualmente lleva un ejercicio de sólo 27.5 por ciento a la mitad del plazo fijado.

Otro factor, se lee en la denuncia, es que ese contrato, que fue adjudicado en un proceso que duró sólo dos meses a las empresas Proveedoras de Fluidos Mexicanos, Petroquímicos Industriales del Norte y Centauro del Norte Autotransporte, no cuenta con el dictamen de excepción a concurso abierto, donde PEP justifique la decisión de adjudicar, conforme lo pide los artículos 77 y 78 de la Ley de Pemex.

Los demonios andan sueltos en Pemex, pues hay que destacar que de manera simultánea se está llevando a cabo el concurso PEP-CAT-S-GCP-401-25390-18-1 para “Medición trifásica en pozos e instalaciones de explotación” de la Subdirección de Producción Bloques Norte, que tiene diez contendientes, y donde las piezas tienen que moverse hacia tres firmas: Sarreal, Integradores de Tecnología y Bin Administrativo, por diversos motivos que iremos ventilando en entregas subsecuentes, según denuncias que están ya en la oficina de Carlos Treviño, director general de Pemex.

Otro más de los jugosísimos concursos que está llevando a cabo Pemex es la simulada invitación restringida para los “Trabajos de operaciones convencionales con equipo de tubería flexible en pozos petroleros”, en los pozos marinos, región norte, y otro más para la sur.

Ahí, fueron invitadas a participar las mismas empresas para los tres concursos: Weatherford, Dowell Schlumberguer y Halliburton, para la región marina; y para la norte y sur estas mismas dos empresas más Sepec, OPP Servicios Petroleros y Chamsa; pero recordemos que estas dos últimas fueron célebres por los accidentes y derrames en el pozo Chinchorro 5 en Tabasco, y el Alondra 159 de Burgos, de acuerdo con información pública.

Bueno, pues la serie de irregularidades en el proceso tiene al concurso pendiendo de un hilo, pues desde la dirección de PEP están considerando volverlo a hacer; lo mejor sería hacerlo en un concurso abierto.

Y luego no quieren que les revisen los contratos...

El equipo de transición niega rotundamente haber solicitado a Miguel Ángel Lozada como enlace entre PEP y el próximo gobierno, personificado en Rocío Nahle, futura secretaria de Energía, y Octavio Romero Oropeza, quien será director general de la petrolera nacional, y que también fuera reportado oportunamente en este espacio.

Resulta que Hinojosa Puebla, director actual de PEP, dio el anuncio en una videoconferencia con la élite de ingenieros petroleros de Pemex, presumiendo sus “altas relaciones” con los cercanos del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Falso.

Entre pasillos se dice que la semana pasada el piso 44 de la Torre de Pemex sufrió una fuerte sacudida, pues recibieron la noticia que la calificadora Standard & Poor's había tomado la decisión de bajar en su calificación. Ni tardos ni perezosos viajaron en charter privado directo a Nueva York, el director general, Carlos Treviño, con su exdirector y hoy secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, para persuadir a la empresa calificadora, quien finalmente cedió a los argumentos y justificaciones.

El informe de Standard & Poor's refería a la falta de actividades de exploración, perforación y reparación de pozos, pero al final se salieron con la suya; recordemos que fue el mismo González Anaya quien aplicó un programa de austeridad que derivó en grandes problemas de flujo de efectivo para las subsidiarias y los contratistas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.