Opinión

Atletas mexicanos en Río y su ejemplo a Pymes

 
1
 

 

maria del rosario

México ha participado en 23 Juegos Olímpicos de Verano en los pasados 116 años. Sus logros se condensan en estos resultados en el medallero: 13 de oro, 25 de plata y 30 de bronce: 68 en total.

Cuba ha participado en 20 Juegos Olímpicos de Verano con un total de 219 medallas: 77 de oro, 69 de plata y 73 de bronce.

México tiene 122 millones de habitantes y Cuba poco más de 11. 2 millones. El territorio de la República Mexicana es de 1 millón 900 mil kilómetros cuadrados y el de cuba de 109 mil 884 kilómetros cuadrados.

Si vemos hacia arriba tendremos que ESTADOS UNIDOS, nuestros socios comerciales han participado en 47 Juegos Olímpicos de Verano con un total de 2 mil 672 medallas de las cuales mil 63 fueron de oro, 862 de plata y 747 de bronce.

México terminó los Juegos de Río con 5 medallas, ocupando el lugar 61 de 78 naciones que consiguieron alguna medalla. Cuba llegó al sitio 18.

Similares desempeños las encontramos (desde 1968 a la fecha) en 1980, en Moscú, donde obtuvimos 4 medallas (una de plata y tres de bronce) para ocupar el sitio 29 en el medallero; en Sydney alcanzamos seis medallas (un oro, dos platas y tres bronces) para situarnos en el lugar 39 del medallero global.

En Munich, Barcelona y Atlanta nos llevamos una sola medalla.

Nada que ver en cuestiones económicas, avance tecnológico o potencial de nuestra economía en comparación a la economía de Cuba.

Si vale el ejemplo, no sería absurdo contemplar al ATLETA DE ALTO RENDIMIENTO como un producto. Nuestros productos se dan de manera aislada, esporádica, derivada de circunstancias más ligadas al interés, tesón y empeño de los deportistas y no como producto de una POLITICA PÚBLICA que ayuda a que el potencial deportivo y el TALENTO de la población concluya con un rendimiento capaz de representar al país con resultados mejores hasta la fecha obtenidos (México obtuvo en 1968 un total de 9 medallas: tres de oro, tres de plata y 3 de bronce y ocupó entonces el lugar 15 en el medallero).

No hay producto COMPETITIVO si no hay una adecuada articulación de políticas públicas municipales, estatales y Federales así como una participación del sector educativo (privado y público) y un patrocinio o apoyo de la iniciativa privada nacional o extranjera.

México carece de políticas públicas articuladas, coherentes, claras, con recursos suficientes, ni red de detección de potenciales, red de entrenadores, facilidades o instalaciones suficientes y en buen estado. Tampoco cuenta con dirigentes comprometidos y honestos. La “lana” es insuficiente y la poca que hay se la “ordeñan” en el camino.

El amiguismo, la corrupción se ha enquistado en nuestra “industria” de producción de atletas de alto rendimiento.

En otros países, como CUBA, el estado cuenta con un claro compromiso hacia sus deportistas que se dedican a eso solamente, a “deportear”. En otras naciones las universidades tienen un papel fundamental en la parte última de formación de los deportistas.

Los dirigentes, en México, hacen de su representatividad un modus vivendi. Los que llegan alto lo hacen porque son “cuates del presidente” llegan, hacen un desmadre y seguramente luego de despertar tempestades se trasladarán a otras responsabilidades públicas como si nada hubiese pasado.

Dígame si alguien va a pedir explicaciones de por qué se pagaron 4 millones de pesos en lugar de una oferta de 400 mil pesos para vestir a la delegación mexicana en el acto inaugural y oficiales.

Llega la gente a los puestos, hacen lo que se les pega la gana, demuestran sus incapacidades, pero nada pasa.

Si las Pymes tuvieran ganas de aprender de este ejemplo que nos da el triste papel desempeñado por México en los Juegos Olímpicos ayer clausurados, sabrían que si quieren tener un producto (o servicio) COMPETITIVO éste deberá será producto de estrategias y acciones concretas para conseguirlo a menos de que el empresario juegue a que un buen producto sea derivado de la suerte o la combinación astral de los componentes básicos para obtenerlo.

El éxito, COMPETITIVIDAD, se obtiene con mucho trabajo deliberada y escrupulosamente pensado de manera estratégica. Tienen que trabajar tanto las empresas como los Gobiernos para ofrecer políticas públicas de apoyo hacia los segmentos empresariales del país.

También para las Pymes una serie articulada eficientemente de POLITICAS PÚBLICAS resultan soporte sólido para su avance o consolidación. No todo lo deben de hacer las empresas. Los Gobiernos tienen una responsabilidad específica y la iniciativa privada igual, mediante alianzas, joint ventures, inversiones conjuntas, trabajos de vinculación productiva.

Si hay políticas públicas en favor de las Pymes hay que aprovecharlas bajo el conocimiento de que no hay para todas seguramente, pero si el Gobierno (los Gobiernos) quieren obtener un aparato productivo sólido y competitivo tiene que disponerle políticas públicas en su apoyo.

Desarraigar el cinismo y la corrupción, los amiguismos tan nocivos en todo el litoral público, será menester tanto para las empresas como para el deporte.

En todo caso, vamos a ver qué pasa con los resultados de estos Juegos Olímpicos clausurados ayer. Parece necesaria una revisión a fondo y compromisos concretos para que las cosas cambien si queremos resultados distintos, aunque lo más seguro es que nada pase y en cuatro años nos volvamos a lamentar de los resultados mediocres que nada tienen que ver con la talla de nuestra economía.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Los 10 millones de llantas mexicanas de Michelin

Café mexicano, en la peor crisis en más de 100 años

Mexicano crea “máquina de inspiración”