Opinión

Atender retos con Pymes “a la carta”

 
1
 

 

Topes generan más gastos de lo previsto

Ningún modelo de apoyo a Pymes es perfecta. Todas son perfectibles, pero la idea de atender retos específicos con Pymes a su medida no suena absurdo.

Durante la administración Federal de FELIPE CALDERÓN los productores y distribuidores de fungicidas e insecticidas orientados al campo explicaron a UNIVERSO PYME el esfuerzo que habían ejercido para evitar que sus envases, altamente contaminantes, extendieran su alcance provocando daños a la ecología aún vacíos.

Invirtieron una gran cantidad de recursos para recuperar los envases vacíos de sus productos, proceder a su concentración, lavarlos perfectamente y mantenerlos en contenedores con la idea de que alguien se interesara en producir con ellos, mediante procedimientos de reciclaje, diversos productos de uso público como bancas en jardines, mesas, postes de luz, coladeras, tapaderas de registros de energía eléctrica o de conexiones públicas de telefonía así como corrales para ganado.

Durante un evento anual como los que acostumbran regularmente, los involucrados en este esfuerzo presentaron físicamente todos los productos que en ese entonces, en otras partes del mundo se producían en beneficio de los presupuestos de municipios y grandes ciudades.

En aquel entonces no había, no a la mano, empresas que pudieran procesar esos plásticos aunque ellos, incluso estaban no solo en la disposición de conceder esos “desechos” sin costo alguno a quienes estuvieran dispuestos a usarlos, sino en probabilidad de financiar parcialmente el esfuerzo productivo. El confinarlos también tenía para ellos, un costo.

En aquel entonces UNIVERSO PYME sugirió que en aquellos lugares en donde se concentraban esos depósitos de envases plásticos limpios, debían de apoyarse el surgimiento de empresas cooperativas fundamentalmente pensando en jóvenes dispuestos a darse a la tarea.

Sin problema alguno, de existir voluntad política pudo ejercerse presupuesto para financiar el surgimiento de esas cooperativas y ejercer un programa piloto comprometiendo de alguna manera a municipios cercanos a satisfacer sus necesidades de determinados productos con aquellos derivados de esos reciclajes.

No pudo hacerse ni siquiera una valoración de la propuesta.

La realidad, a más de seis años de aquel entonces, parece demostrar que “el modelito” no es del todo producto de una mente distorsionada.

La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México ofrece muestras concretas de que es factible atender retos específicos con proyectos concretos que resuelvan problemáticas.

El asunto que planteamos esta semana en el sentido de que en breve habrán trajineras producidas a partir de plásticos reciclados no tiene desperdicio. Las de madera duran cinco años y son productos de talas clandestinas de árboles con edades de 35 a 40 años. Los costos de una trajinera destinada a servir durante máximo cinco o seis años de servicio ronda los 35 mil pesos y será muy probable que las trajineras de plásticos reciclado cueste menos con una vida útil muy superior en años.

La fórmula de la Secretaría capitalina que encabeza el científico mexicano RENÉ DRUCKER no descubre el “hilo negro” pero la voluntad de impulsar cooperativas de trajineros para que ellos mismos produzcan sus naves no tiene desperdicio.

Posibilidades de que esa cooperativa fracase existe pero se reduce significativamente la posibilidad si el plan de negocios se hace con seriedad y la voluntad político de apoyo no decrece con el tiempo.

Modelito que hace sentido repicarlo con seriedad y responsabilidad.

Ahí están los retos y en muchas veces las Pymes a la vista. El ejemplo no será el único pero lamentablemente no abundan en el país.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Trajineras de plásticos reciclados para 2017

Soluciones Pymes para los retos de la CDMX

China, 'nos come el mandado'