Opinión

Asunto de Estado, ganar Baja California


 
 
El PRI no ha escatimado recursos para tratar de recuperar el gobierno de Baja California, en manos panistas desde 1989.
 
Luego de una operación delicada que dejó fuera de la carrera por la gubernatura a Jorge Hank Rhon, quien paradójicamente es el más popular de los priistas en la entidad pero al que menos quiere presumir el partido, el presidente del tricolor, César Camacho Quiroz, pudo presumir la requerida unidad al tratar de ganar la elección de julio.
 
Lo que está detrás de la elección del gobernador de Baja California tiene mucho de simbólico.
 
Fue la primera gubernatura que perdió el PRI a manos de Ernesto Ruffo Appel, y por lo tanto se ha convertido en una prioridad de imagen no sólo para el partido sino para el gobierno de Enrique Peña Nieto.
 
Ganar el estado vestiría políticamente a Camacho Quiroz -que ha sido un eficaz operador- pero sobre todo a Peña, quien se comprometió durante su campaña a devolver al redil la gubernatura.
 
El candidato del tricolor, Fernando Castro Trenti, comenzará su campaña con una ventaja de 8 puntos sobre el candidato panista Francisco Vega de la Madrid.
 
Es, si se quiere, una ventaja magra pero una ventaja al fin.
 
Depende de Castro mantenerla, aunque el carácter de candidato priista, sus formas de hacer política y su equipo de campaña pueden convertirse en el corto plazo en sus principales enemigos.
 
Ya se verá en las urnas si los bajacalifornianos avalan lo que dijo César Camacho ayer, durante la toma de protesta de los candidatos a presidentes municipales, diputados locales y gobernador, que durante 24 años "un estado grande ha tenido gobiernos chiquitos".
 
Madero se sube al camión
 
Ahora resulta que el presidente del PAN, Gustavo Madero, es uno de los principales impulsores de la elección de las dirigencias mediante el voto secreto y directo.
 
Al menos eso dijo ayer el PAN en un comunicado, en el que se anuncia que Madero propondrá hoy al Comité Nacional del partido convocar en un plazo de 90 días la reanudación de la Asamblea Nacional que fue suspendida el 16 de marzo por falta de quórum.
 
En el acto, sin estar agendado el tema, Javier Corral planteó la elección de las dirigencias municipal, estatal y nacional, a pesar de que esta propuesta había sido rechazada por 24 votos en contra y 4 a favor por el propio Comité Nacional.
 
Los asambleístas aprobaron por aclamación la ocurrencia de Corral, con lo que metió en un problema a la dirigencia nacional a la que ahora no le queda otra que asumirla como propia, aunque en corto están totalmente en desacuerdo.
 
La gente vs la CNTE
 
¿Se acuerda usted de cuando Ernesto Zedillo ordenó a la policía federal ingresar al campus de la UNAM para desalojarlo luego de 9 meses de paro?
 
El 90% de la población estuvo de acuerdo con la medida.
 
Lo mismo está ocurriendo con el movimiento magisterial disidente.
 
La sociedad está hasta el copete de los bloqueos, las marchas y los plantones que muy pocas voces -incluso en la llamada 'izquierda'- condenaron el hecho de que la policía federal desalojara a los maestros que bloquearon la Autopista del Sol por tercera vez en una semana.
 
Ojo, los líderes del movimiento, que antes tenían a buena parte de la opinión pública a su favor, han logrado lo imposible: unificar a la ciudadanía...pero en su contra.