Opinión

Asombros

 
1
 

 

Marchas. (Cuartoscuro)

Gil vio las imágenes con los ojos de plato: la CNTE tomó en Oaxaca 11 oficinas del INE y en tres de ellas el Ejército se retiró. La imagen es descorazonadora: soldados fuertemente armados abandonan las sedes electorales escoltados por un grupo de hombres y mujeres con el puño en alto y algunos activistas embozados. Gamés se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: quizá hemos visto una escena de prudencia extraordinaria o bien la escena de una derrota monumental. El Ejército renuncia a proteger las instalaciones electorales. Cincuenta hombres con el rostro cubierto y armados con palos acudieron a las oficinas y desalojaron a los militares.

Gilga considera que al menos es insano que las fuerzas armadas renuncien y se retiren, pero el asunto no es tan sencillo, si el Ejército no abandona las instalaciones del INE, ¿qué sigue? ¿Un tiroteo con muertos y heridos? Como dice un amigo de Gamés: ¿eso queremos?

No se necesita ser un analista de fuste y fusta para percatarse de que la CNTE ha crecido ante la mirada impávida de los gobiernos estatal y federal. Del bloqueo de calles y carreteras escalaron el conflicto y apedrearon las oficinas de los partidos políticos; luego, un mal día, quemaron el Congreso de Chilpancingo, más tarde tomaron el aeropuerto, le prendieron fuego a coches oficiales; impulsados por el crimen de los estudiantes de Ayotzinapa, la CNTE o la CETEG, da igual, decidió atentar contra la elección.

Mientras tanto, en la ciudad de México los rufianes que dirigen a los violentos recibían toda clase de facilidades y prebendas; y así, hasta que les entregaron el corazón de la reforma educativa. Como veían que resistían fueron a llamar a otros rufianes para darse el lujo de desalojar al mismísimo Ejército. ¿Estamos locos? Sí, pero unos más y otros menos. El camino de regreso será largo, empedrado y de subida.

De buena fuente
Gil no lo leyó, lo oyó en un mentidero de la política. El PRD perderá la mayoría en la Asamblea Legislativa. 18 morenos contra unos 24 perredistas, más o menos. ¿Cómo ven a Gilga metido a columnista con información privilegiada? Se siente bien revelar unos secretos no tan secretos y unas conversaciones privadas más bien públicas. Así las casas (sí, muletilla patrocinada por Grupo Higa), la alianza del PRD con los otros partidos será medular (a Gil le gusta escribir la palabra medular).

Fuentes que Gamés no puede revelar en esta ocasión le han informado que en la ciudad de México se oirá el grito de fraude, Liópez lo advirtió y bajo engaño no hay advertencia. La misma fuente que no revelará Gil le ha filtrado una luz en la cual se sabe que la delegación Iztapalapa la ganará el PRD y esa política impoluta llamada Dione Anguiano, y que la Cuauhtémoc se la lleva Morena y ese político impoluto apellidado Monreal. Si la fuente de Gil tiene razón, Morena y PRD empatan e inician la carrera para 2018 desde el mismo lugar.

¿Por qué son tan importantes estas delegaciones?, le preguntó Gilga a su fuente y ésta le respondió: el presupuesto de Iztapalapa asciende a tres mil millones; el de la Cuauhtémoc a cuatro mil. El que gana esas dos delegaciones gana la ciudad de México. Lectora, lector, no insistan, Gil no puede revelar su fuente por la simple y sencilla razón de que no existe, todo lo que han leído son meras suposiciones de Gamés repantigado en el mullido sillón. Oh, sí.

Urnas
Gil desoja la margarita: votar, no votar, anular. Gran exclusiva, por si estaban preocupados: Gamés votará. No se lo digan a nadie, pero Gil se encuentra en serios problemas: nunca ha votado PRI (se le seca la mano); nunca ha votado PAN (quedaría ciego), ha votado, eso sí, PRD, pero un día juró no votar nunca más por el perredismo impresentable y eso de jurar en vano es un pecado nefando. Morena y Liópez, ni se les ocurra. Un día Gilga cometió la imprudencia de votar Liópez y quedó curado de espanto. Entonces, qué, ¿un voto diferenciado? Gil se devana los sesos. Lectora y lector, ¿pueden ustedes ayudar a Gamés?

La máxima de Ambroce Bierce espetó dentro del ático de las frases célebres: “El elector goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
La vida de Virgilio
Pega de locura
¿Están ustedes pintados?