Opinión

Así vamos… paraísos fiscales, un cáncer

Juan Castaingts Teillery

El pasado lunes 10, EL FINANCIERO dio la siguiente noticia: “Suma la evasión en paraísos fiscales 32 billones de dólares”. Se trata de una evasión fiscal más que gigantesca y que tiene enormes repercusiones negativas en la economía mundial.

Cuando los grandes capitales (firmas y particulares) se desplazan hacia los paraísos fiscales generan problemas muy graves al propio sistema capitalista.

1. El Estado deja de recibir fuertes cantidades de dinero por concepto de impuestos. El Estado necesita dinero y se ve obligado a presionar a pagar más impuestos a aquellos capitales medianos y pequeños que no cuentan con la opción del paraíso fiscal, sobre todo en el caso de los impuestos a los ingresos de las personas físicas. Así, las personas físicas que son cautivas en materia impositiva y las pequeñas y medianas empresas, ven aumentada su carga fiscal. El caso es que son estas empresas las que dan más empleo y por tanto, la sobrecarga fiscal, al afectarlas, tiende a reducir la creación de empleos.

2. Se genera una competencia desleal que trastorna negativamente a todo el sistema impositivo. Las empresas que no pagan impuestos, tienen ventajas competitivas muy importantes sobre las que sí lo hacen y éstas últimas son desplazadas del mercado. Las empresas que pagan impuestos, al verse afectadas, se ven impulsadas a hacer lo mismo que sus competidoras, es decir, a evadir impuestos por medio de los paraísos fiscales y así, la recaudación fiscal cae. El Estado redobla la presión sobre los causantes cautivos, que son los asalariados. La competencia se deforma, la injusticia se acrecienta y el Estado pierde capacidad de acción. La deuda pública como solución, es una falsa salida llena de problemas.

3. Los paraísos fiscales no sólo viven de las empresas productivas ya que también son un refugio clave del narcotráfico. Los narcotraficantes al igual que los muy ricos y las grandes empresas, confluyen hacia el mismo lugar.

Ahí el dinero es solamente cantidad pura, sin que para nada se tome en cuenta el origen criminal o no del mismo. Los bancos de estos paraísos, dan crédito al mundo entero. Estos paraísos funcionan como los mejores lavadores de dinero del mundo y forman un excelente caldo de cultivo y de estímulo a la criminalidad mundial. Los “respetables” acaudalados del mundo se integran con lo más abyecto de la criminalidad y la fomentan.

4. Las tasas impositivas que imponen los gobiernos del mundo se encuentran fuertemente restringidas por los paraísos fiscales ya que, si un gobierno pretende aumentar sus tasas impositivas, los capitales amenazan con irse a esos paraísos y así dejar de pagar lo poco que contribuyen a la reproducción social del país en el que hacen sus negocios.

5. Los paraísos fiscales no sólo dependen de los lugares que se ofrecen como tales, ya que serían imposibles sin la existencia de una muy extensa red de relaciones bancarias y financieras a través de las cuales circula el dinero. De esta manera, muchos bancos e instituciones financieras son directa o indirectamente copartícipes de este cáncer.

Los paraísos fiscales son una lacra y un cáncer mundial y, como lo señala la misma nota de EL FINANCIERO se encuentran ligados a gobiernos, y yo agrego que tienen una hipocresía sin límites, pues suelen decirse “éticos” y pregonar la civilización.

En los paraísos fiscales se coloca una gran cantidad del cuasi-dinero que hoy abunda en el mundo. Una parte del cuasi-dinero proviene de las montañas de papel de deuda que tienen como base prácticas bancarias enfermas. Un banco junta tres o más tipos de créditos otorgados a diferentes clientes y forma un paquete que va a vender en el sistema financiero. De hecho, hace muchos paquetes de este tipo. De éstos van desde créditos muy sólidos (prime) hasta créditos dudosos (subprime). Otros bancos hacen lo mismo al igual que en el sector financiero. Nuevos paquetes (que son paquetes de paquetes) son adquiridos por otros bancos del sector financiero y hacen nuevos paquetes.

Luego entran grupos financieros especulativos como los Hedge Funds (fondos de cobertura) que se especializan en ser de alto riesgo y adquieren los paquetes anteriores a los que les incluyen operaciones azarosas realizadas por ellos mismos.

Montañas de cuasi-dinero que buscan colocarse. Cantidades enormes de dinero proveniente del crimen, evasores fiscales de todo tipo, especuladores de distintas especies, etcétera. Todos buscan los paraísos fiscales en un mundo que ya tiene 6 años de crisis y estancamiento.