Opinión

¿Así será siempre en Bucareli?

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se llevó las palmas por la manera en que enfrentó y atendió la revuelta politécnica la semana pasada. El movimiento, que comenzó en la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura, creció como la espuma. Los estudiantes no estaban dispuestos a aceptar los cambios a los planes de estudios, ni el nuevo reglamento interno del Poli. La inconformidad se fortaleció y extendió a tal velocidad, que merecía una atención y respuesta igualmente rápida, ágil y efectiva.

La pregunta es: ¿a partir de ahora todos los ‘protestadores’ profesionales que hay en este país –de distinto signo y con toda clase de demandas–, que marchan del Ángel a Gobernación como si fuera deporte nacional, esperarán la misma atención y respuesta del gobierno federal? La respuesta es sí, el problema es si la autoridad lo hará.

Entiendo la razón del gobierno para actuar tan rápido. Se trataba de una protesta estudiantil, de alta sensibilidad, casi la víspera de la marcha del 2 de octubre, mientras hay estudiantes normalistas muertos y desaparecidos en Guerrero y la disidencia magisterial de la CNTE simplemente no cede en su oposición a la reforma educativa en Oaxaca. Incluso, el problema mereció una reunión de emergencia en Los Pinos a la que asistieron algunos secretarios del gabinete y el staff presidencial para analizar el caso y diseñar una estrategia de atención.

Además, el presidente Peña Nieto decidió ofrendar a los estudiantes la ‘cabeza’ de la hoy exdirectora del Instituto Politécnico Nacional, Yoloxóchitl Bustamante Díez, cuya gestión será auditada. La suerte de Yoloxóchitl estaba echada. El martes 30 de septiembre, alrededor de las 6:00 de la tarde, presentó su renuncia al secretario de Educación, Emilio Chuayffet, quien no la aceptó de inmediato, pero tampoco la rechazó.

Después de todo esto, ahora esperemos a ver cómo actuará el gobierno federal ante las próximas protestas de antorchistas, telefonistas, electricistas, maestros, campesinos, estudiantes, partidos políticos o cualquier otro grupo que se organice y tome las calles.

Por cierto...

Miguel Ángel Mancera, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, cesará hoy a Édgar González Rojas como oficial mayor, luego del escándalo difundido en redes sociales por la presunta compra de 10 mil llantas para vehículos oficiales con sobreprecio de 30 por ciento. La Contraloría General del Distrito Federal inició ya dos auditorías. Algunas versiones aseguran que González Rojas trabajó con una red de proveedores afines y que no sería la primera compra inflada bajo su responsabilidad. Las investigaciones continúan, pero Mancera no quiere riesgos y quiere dejar claro que no tolerará la corrupción.

* * * *
Pronto escucharemos noticias en torno al Grupo Altavista, propiedad del empresario Ricardo Orrantia, conocido también como El Zar de Enciclomedia, el fallido programa impulsado por el gobierno de Vicente Fox. Grupo Altavista está ‘bajo la lupa’ de las autoridades. La Secretaría de la Función Pública ya alertó a dependencias como la Secretaría de Salud, Pemex, SAT y SEP, donde Orrantia pretende revivir los jugozos contratos que obtuvo durante los 12 años de gobiernos panistas. Grupo Altavista es ampliamente conocido por inclumplir contratos, lo que la Secretaría de la Función Pública ya tiene perfectamente documentado.

Twitter: @Cachoperiodista