Opinión

Arturo Núñez, loco de contento

El gobernador tabasqueño Arturo Núñez debe estar loco de contento al enterarse que el senador Fernando Mayans Canabal no lo bateó.

En la Cámara de Senadores quedaron boquiabiertos varios legisladores, reseñan las crónicas, pues justo en el momento en que se había cerrado el sistema electrónico de votación, pidió registrar su voto no en contra sino a favor del dictamen. ¡Pe-lo-tero-la-bola!

El tabasqueño Fernando Mayans es reconocido como uno de los críticos más duros e inflexibles de todo lo que huela a oficialismo federal, por lo que más de una vez alguien dijo que era como otra gota de agua comparado con su paisano, Andrés Manuel López Obrador.

Y eso que Fernando es hermano de Humberto, un priista reconocido que recientemente fue nombrado coordinador para la protección de los migrantes en la frontera sur.

En la mayor parte de las intervenciones en tribuna de Fernando Mayans no se cansó de colgarle a priistas y panistas la etiqueta de “traidores a la patria”.

Hace unos días en este mismo espacio le platicamos que el gobernador Núñez Jiménez pidió a diputados y senadores votar a favor de las reformas por “los enormes recursos que traería al estado”.

Y ocurrió el milagro. Sin reponerse del asombro, la senadora priista Graciela Ortiz González pidió a Raúl Cervantes rectificar el resultado de la votación. Y sí, Mayans votó junto a priistas y panistas.

Más tarde, en su cuenta de Twitter justificó: “Fue un logro mínimo en la compensación de los estados productores”.

A Malova le llovió tupido

Hace una semana Mario López Valdez apoyó una reforma aprobada por el Congreso que limita a los medios de comunicación a recabar la información relativa a la inseguridad, sólo a través de boletines.

Las críticas le llovieron al simpático gobernador aliancista. Y fueron tan tupidas que ayer firmó otra iniciativa para derogar la aprobada por el Congreso local. “Fue un error”, confesó.

Pero eso ocurrirá hasta el 21 de agosto, en dos semanas. Pues como que no se le ve muy arrepentido.