Opinión

Artesanía fusión, el puente de dos mundos que suelen hablarse poco

 
1
 

 

Desde 1999, la talavera cuenta con una regulación (NOM-132) que le otorga la Denominación de Origen. (Eladio Ortiz)

Cuando el año pasado una pareja otomí de nombres Julia y Ernesto abrió la puerta de su humilde casa en San Pablito el Grande, Hidalgo, no sólo estaban sorprendidos de ver a un desconocido de nombre Jorge Morfín Yáñez preguntando por sus obras en papel amate artesanalmente pintadas con materiales hechos en la región, sino que ignoraban por completo que su talento y su capacidad para hablar español los convertiría de inmediato en proveedor para un producto cuidadosamente confeccionado para Grupo Zulu.

El resultado, 170 estuches de piel de primera calidad en cuya superficie superior lucen las obras de Julia y Ernesto, imperceptiblemente cubiertas por un vidrio delgado que las protege. Al abrirlo, los beneficiarios de esos regalos corporativos encontraron diversos especieros impecables, un sofisticado set de utensilios para preparar los hoy muy populares “Gins”, una botella del destilado y, en un espacio elegantemente elegido, el logo de la empresa que tuvo a bien en pedir su diseño exclusivo a Koon Artesanos para sus regalos del 2016. Una joya.

Y es que más allá del mérito de sus peleteros y carpinteros mexicanos de notorias y refinadas capacidades, su Línea Fusión, que en 2010 no pintaba en sus ventas, ha resultado la conexión del mercado de regalos y accesorios premium, con telares de cintura y brocado de Chiapas, bordados chamulas de ese mismo Estado, arte huichol de Nayarit, bordados otomís de Hidalgo y piezas de talavera de Puebla, convirtiéndose en 2016 en el 40% de sus ventas totales y el 70% de sus ventas corporativas.

Lo que inició en septiembre de 2002 como un emprendimiento entre el propio Morfín y Susana Bernardi Mayorga para fabricar en México accesorios de piel de alta calidad, en 2017 es un negocio rentable, puente de dos Méxicos que suelen hablarse poco, con una producción centralizada en su planta en la Ciudad de México y un modelo de distribución y comercialización enfocado en la venta corporativa y la venta al detalle en sólo seis tiendas, 4 en CDMX (siendo Explanada la insignia), una en Guadalajara y otra pequeña en Puebla.

Hoy la empresa, sin embargo, tiene un tamaño incómodo. Sus 26 millones de pesos en ventas en 2016 no sólo no reflejan el máximo de su potencial, sino que le impiden invertir de manera orgánica a la velocidad que quisieran. Con exportaciones prácticamente inexistentes, ventas en línea todavía marginales y áreas de oportunidad en organización, institucionalidad y manejo financiero, Koon Artesanos está obligada a crecer.

Bernardi salió del capital en 2014 y al inicio de 2017 se anunció el ingreso de Guillermo Figueroa Michel y Antonio García González-Sicilia al capital de la compañía. Adquieren una participación del 30% y prometen aportar sus habilidades de sistematización, organización y conducción financiera. El tiempo dirá que nuevos resultados se pueden producir con este nuevo equipo de dirección.

Lo más relevante, sin embargo, es que la marca ha encontrado ya su DNA. En un mercado altamente comoditizado, hoy diseña, fabrica y vende creaciones modernas identificables, consistentes y de alta calidad mexicana. Su transaccionalidad no sólo es monetaria, es altamente emocional. Es cultura, es funcionalidad y es diversidad. Proyecta mexicanidad elegante.

México está ávido de marcas insignia, que se constituyan en embajadoras de nuestra cultura y nuestra calidad en el mercado global. Koon Artesanos puede ser una de ellas. Tiene los elementos para hacerlo. Sólo resta que sus directivos y colaboradores recuerden todos los días la premisa de que en los negocios: los resultados se producen donde pones tu atención.

El autor es empresario y conferencista internacional.

Twitter:@mcandianigalaz

También te puede interesar:

Tres consejos para pedir un aumento de sueldo con éxito

Mientras 'hostilis' Trump impere, no 'placere viaticum' a EU

El tránsito a NAFTA 2.0 en medio del 'buy American' de Trump