Opinión

Arshile Gorky

 
1
 

 

Arshile Gorky. (http://www.theartstory.org/artist-gorky-arshile.htm)

Si pensamos sobre la naturaleza y origen de las disciplinas de arte y la manera en que como especie nos hemos relacionado con ellas y sus afecciones, apreciamos en la pintura y el dibujo un terreno enigmático en su capacidad de representar; particularidad de este medio que a diferencia de otros cuyo soporte es el tiempo y que acompañaron desde sus principios a la humanidad -como son la danza y la música-, fue en la bidimensión específicamente donde existió la capacidad de representar gráficamente, mediante la línea y el punto, el plano y el trazo, el color, el gesto, es decir, plasmar en imagen la realidad.

El ocaso del siglo XIX y los primeros años del XX colocaron a la pintura en un terreno arisco, apabullada por una creciente industria de la imagen donde la posibilidad cinematográfica se expandía. Es en este contexto donde se adscriben gran cantidad de vanguardias que manifestaron una resistencia al realismo y la figuración de la imagen fotosensible. Es después de esta serie de propuestas y transformaciones culturales que surge el grupo de los expresionistas abstractos del cual es precursor, influencia y figura seminal el pintor norteamericano de origen armenio Arshile Gorky, quien hoy cumple 68 años de muerto y a quien se dedica esta columna.

En la pintura de Gorky existe una sensibilidad particular para acentuar detalles hermosos y brillantes de una realidad gris y desconcertante, que arrojó consigo a miles de europeos a tierras americanas con la esperanza de escapar de los horrores de la guerra. Arshile Gorky llegó a Nueva York, en donde vivió y pintó la mayor parte de su corta vida. El día 21 de julio de 1948 a los 44 años de edad, Arshile Gorky se colgó en Sherman, Connecticut, después de una serie de complicaciones personales: el incendio de su estudio, el amorío de su esposa con Roberto Matta, un accidente de carro en el que se rompió el cuello y el brazo con el que pintaba, además de ser diagnosticado de cáncer.

Gorki como pintor es el eslabón entre la tradición europea de los ismos y los expresionistas abstractos de Estados Unidos, siendo aquí donde cobran suma importancia obras como The Artist and His Mother (ca. 1926-1942) y Portrait of Master Bill (ca. 1926-1936), las cuales hoy día son consideradas influencia seminal para el desarrollo de la historia de la pintura por sus capacidades sensibles y expresivas en el uso del color, del plano y los volúmenes; por ser retratos que dotan de expresividad a sus personajes, que tienen la capacidad de comunicar de manera propia cierta emoción a través de lo pictórico.

Aunque es quizá en estos retratos donde encontramos condensados un estilo y una búsqueda propia, un análisis de la pintura de Gorky no podría limitarse a éstos. Por el contrario, podríamos arriesgarnos y pensar el cuerpo de trabajo de este pintor como uno de los pioneros en ser meta-discursivo de su medio, es decir, una serie obras que hacen referencias en sí mismas a la pintura, a ciertos pintores y a su contexto.

Desde ahí es donde pueden entenderse varios de los motivos que retrató en sus primeros cuadros (durante los años 20), con referencia directa a Cézanne. Aquí se hallan sus celebrados paisajes de Staten Island, así como sus motivos de naturalezas muertas y bodegones.

Por otro lado se encuentra el cuerpo de obra desarrollado principalmente durante las décadas de los años 30 y 40, en el que existe un interés directo y declarado por la pintura cubista, en específico la de Pablo Picasso. Es en este estilo y línea de trabajo donde se ubica la mayor parte del cuerpo de obra del pintor, y en donde resaltan obras como The Liver is the Cock’s Comb (1944) y su última pintura, Agony (1947).

Gorky fue capaz de experimentar e incursionar en varios estilos de pintura, principalmente aquellos promovidos por sus contemporáneos adscritos a diversas vanguardias europeas, siempre con la capacidad de dotar de una expresividad y un sentimiento único e incomparable a sus lienzos, en los que su uso de plastas de pintura y sus formas de aplicarla sobre el plano continúan siendo hasta hoy motivo de admiración y reflexión.

También te puede interesar:
Buckminster Fuller (II)
Buckminster Fuller (I)
Philip Guston