Opinión

Arsenal atómico de EU requiere 400 mil mdd


 
Pese a los recortes y la disputa por el presupuesto, el Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció que requerirá una suma que expertos independientes calculan entre 350 mil y 400 mil millones de dólares en los próximos diez años, a fin de garantizar la seguridad y eficacia de su arsenal atómico.
 
Ante la Cámara de Representantes, Madelyn R. Creedon, secretaria asistente para Asuntos Estratégicos Globales del Pentágono, manifestó que “un trabajo de modernización de este tipo es caro, pero no hay duda de que la inversión es necesaria. No hay una alternativa de costo-efectividad que cumpla con las necesidades militares y los objetivos establecidos”, afirmó tras subrayar que la bomba nuclear de gravedad B61, desplegada en Europa, es la “piedra angular” del aparato disuasivo de EU en la Alianza Atlántica.
 
El país, explicó Reuters, se halla inmerso en lo que el general Robert Kehler, jefe del Comando Estratégico, llamó “un esfuerzo de varias décadas para recapitalizar nuestra fuerza de disuasión y su infraestructura de apoyo”. No obstante, el Centro Stimson señaló el año pasado que el costo total sumaría hasta 400 mil millones de dólares, justo cuando los recortes del presupuesto obligaron al Pentágono a abandonar proyectos por casi un billón de dólares para la siguiente década.
 
 
Violación
 
Por su lado, la Unión de Científicos Concientes aseveró que el plan delineado por Creedon y Kehler viola el espíritu de la promesa de Barack Obama para no desarrollar nuevas armas atómicas. De hecho, el presidente impulsó el tratado “nuevo START” con Rusia, que disminuirá los armamentos estratégicos desplegados a mil 550 por cada país para 2018.
 
La escalada se produce, además, luego de que dos de los más altos oficiales del arsenal atómico fueran despedidos por “incidentes desafortunados en su conducta”, sin mayores detalles, apunta WSWS. Por alcoholismo, el mayor general Michael Carey perdió el mando de la 20 Fuerza Aérea, con 450 misiles balísticos intercontinentales en silos distribuidos en el norte de EU. A su vez, el vicealmirante James Giardina, precisamente número dos de Kehler, habría apostado mil 500 dólares con fichas falsas en un casino, lo que le costó el cargo después de dirigir un escuadrón de diez submarinos de la Armada. Richard Kohn, experto de la Universidad de Carolina del Norte, destacó que la siempre difícil relación de Obama con los militares atravesó nuevas tensiones durante la crisis de las armas químicas sirias, pues algunos de los comandantes han presionado para atacar a Damasco e incluso cortar las líneas de suministro iraníes.