Opinión

Arrodillados, sentados, sometidos…

    
1
   

   

pistola

Reaccionar con calma, no intentar actos temerarios, atender las demandas de los delincuentes sin caer en provocaciones, evitar responder a insultos o vejaciones, tratar de no ver de frente a los agresores, rezar para que todo termine pronto, guardar las maldiciones para otro espacio, para otro tiempo.

Ayer miércoles se dieron a conocer dos videos de sendos asaltos en la capital de la República. En una cafetería de Coyoacán y en el Cine Tonalá, de la colonia Roma, los parroquianos se ven sorprendidos por maleantes.

Reaccionan con calma. En la primera, en la cafetería, dos mujeres y un hombre quedan como petrificados mientras son despojados de sus pertenencias. No se percibe amago alguno por resistirse. Siguen sentados, como si la charla no hubiera sido interrumpida por el miedo, por el horror de sentirse amenazados. Pero se advierte algo parecido al sosiego en estas víctimas razonables. ¿Quién en su sano juicio encararía a mano limpia las armas de los delincuentes? La resignación como virtud, saludable instinto de supervivencia.

En el otro video, el del Cine Tonalá, una pareja de jóvenes charla en una mesa larga, de esas que en vez de sillas tienen bancas. Él algo dice. Ella atiende. En el video dado a conocer del asalto en ese centro cultural, la alteración de los movimientos de la pareja de jóvenes resulta casi imperceptible al arribo de los delincuentes. Como si ya lo supieran. Manual del chilango moderno: puedes ser asaltado en el Viaducto, en el Periférico, en cualquier semáforo, en un café, en el cine.

A la pareja le quitan sus objetos de valor en cosa de segundos. Ellos ya no hablan. Ella clava la mirada en la mesa. Él mata la curiosidad que le llevaría a voltear para ver los robos que ocurren a su alrededor.

Una joven entra en escena y los ladrones la asaltan en todo el sentido de la palabra. Ella intenta no perderlo todo. Es inútil. La despojan de todo. Con pasos inseguros camina hasta la mesa en donde está la pareja y se desparrama en la banca. Vencida como está, sometida a las instrucciones de los armados, uno de los asaltantes, el muy hijo de la chingada, no resistirá la bajeza de manosearla.

Al otro extremo de esa mesa aparece otra pareja. Él se sienta. Ella no atina qué hacer. El chico la abraza. Ella encoge la espalda. Han sido ya sobajados.

Los del café de Coyoacán podrían ser nuestros hermanos, nuestros padres. Nosotros, los supervivientes de la violencia en los taxis y de los secuestros en los años noventa.

Los del Cine Tonalá, en cambio, podrían ser mi hijo, tu hijo, tu primo, tu sobrina… los herederos de la capital tienen la cabeza gacha, los hombros lánguidos, sin orgullo, para tranquilidad de sus mayores muestran en el asalto una sensata obediencia, que no por encomiable mancilla menos la dignidad.

Sentados todos, este es un asalto, nadie se mueva…

Nos quedamos sentados en medio del asalto. Qué bueno. Pero nos quedamos también sentados tras el asalto. Tras los asaltos. Porque las estadísticas hablan de una crisis de violencia, pero todos seguimos sentados; sentados, con la cabeza gacha, eso sí, maldecimos, mentadas de madre para las autoridades y la clase política: histeria estéril.

Veo los videos de ambos asaltos y no dejo de pensar en otro video, el del presidente municipal de Mazatepec, Morelos. El contexto no podría ser más distinto. O quizá es igualito: al alcalde lo hincan a punta de rifle. La autoridad de rodillas. Los ciudadanos sentados. Ambos sometidos. Y eso que apenas ayer fue miércoles.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

El tapado vs. la ciudad
El sueño de un transporte distinto
El incorregible Ruiz Esparza