Opinión

Arrastrar la cobija

 
1
 

 

Luis Videgaray

Si Gil ha entendido algo, cosa improbable, debemos prepararnos para momentos tan difíciles como los que sufrió el hijo del Perro Aguayo en el ring de la arena de Tijuana. Patadas voladoras, tijeras, quebradoras, “la despeinada”, “la china” y, Dios no lo quiera, un mal golpe y hasta luego, amigos. Gamés se acordó de un chiste oído en una cantina: si los luchadores se tiran a las cuerdas, ¿quién se va a tirar a las locas?

Las declaraciones del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en entrevista con Enrique Quintana, le han recordado a Gamés la lucha libre, el arte dramático, la mala suerte y el sueño eterno. ¿No es eso la economía? Ya, itamitas, no desgarren sus vestiduras: “se hace ya una revisión completa del gasto para el presupuesto 2016”.

Así las casas (muletilla hipotecada más que nunca por Grupo Higa), el secretario Videgaray no miente, ni utiliza propofol (poderosos anestésico): “(…) tenemos que ajustarnos, tenemos que tomar las decisiones a tiempo para asegurar que este entorno internacional no se traduzca en una afectación a la economía de las familias mexicanas y a la estabilidad macroeconómica”. Lo dicho: tendremos sobre nuestras cabezas la sombra del perrito Aguayo. Un lamento se oyó en el amplísimo estudio: Ayy, mis hiijos.

“Tenemos un alto nivel de incertidumbre de cómo se perfila el 2016. Lo que es un hecho es que nos tenemos que preparar para un 2016 donde el gobierno va a tener menores ingresos, y por lo tanto el gobierno tiene que gastar menos y gastar mejor”. Señor Gamés: pase al pizarrón y escriba “metodología de base cero”. Bien. Ahora traduzca al castellano de todos los días. “Arrastrar la cobija”. Correcto. Caracho: nadie quiere pagar más de 40 dólares por nuestro postróleo.

Elecciones

La lectora y el lector ya lo saben. Gil lo leyó en su periódico Milenio. La asamblea plenaria de la Sección 22 de la CNTE acordó realizar en Oaxaca un boicot a los comicios de junio. Los maestros trasladan su plantón a las sedes del Instituto Nacional Electoral. Los maestros, o como se llamen, anunciaron que no permitirán la instalación de casillas en las 13 mil 500 escuelas que funcionan bajo su control. La CNTE hace público un delito electoral que cometerán dentro de tres meses. De pasada, la asamblea de la CNTE pidió la liberación de todos los presos, y la presentación con vida de varios luchadores sociales. ¡Liberen a Willie!

Gil da por un hecho que las autoridades, el casi secretario de Educación y sus casi subsecretarios le pondrán unos buenos billetes, unos privilegios, unas prebendas a las negociaciones con los maestros y así lograrán abrir las puertas de las escuelas de los maestros de la CNTE para que dado el caos ocurran las elecciones. Está claro para todos que esas escuelas le pertenecen a los maestros de la CNTE, no al Estado o al país, sino a los maestros. Ya en serio: ¡liberen a Willie!

Superioridad

Gamés tiene algunas preguntas muy serias qué hacer al viento: ¿son los ciclistas moralmente superiores a los automovilistas? ¿Son los ciclistas moralmente superiores a los peatones? Bien, o mal, si la lectora y lector convienen con Gamés en que los ciclistas no son superiores por el sólo hecho de ser ciclistas, ¿por qué muchos de ellos se comportan como si lo fueran? En sentido contrario, a la mitad de la calle, no respetan las luces rojas, tampoco las verdes pues se detienen cuando deben avanzar. Ah, y miran con un desprecio ancestral a los automovilistas: mientras yo salvo al mundo tú aceleras tu máquina infernal. Hay un tipo de ciclista que detesta convivir con otros seres humanos que no hacen exactamente lo que ellos piensan que es lo correcto: yo no me trasporto a una oficina, en realidad trabajo para que este planeta no se extinga por culpa de sujetos como tú que se transportan en vehículos automotrices; largo de aquí, inmundos automovilistas. Algunos ciclistas, si pudieran, prohibirían la circulación de coches. La tentación de prohibir, excluir y castigar está más presente que nunca en algunas de las calles en las que el Gobierno del Distrito Federal ha puesto la ciclovías.

La máxima de Josephn Joubert espetó dentro del ático de las frases célebres: “La libertad moral es la única libertad verdaderamente importante”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Cumbres borrascosas
Poemas tristes
¿Qué tanta libertad de expresión tenemos?