Opinión

Argentina y México: Histórica oportunidad de cooperación


1
  

   

Claudia Ruiz Massieu. (Cortesía)

Alfonso Reyes, ese gran poeta e intelectual mexicano que fuera embajador de México en Buenos Aires, sostenía que Argentina y México eran como dos brazos que, al enlazarse, provocaban que América Latina en su conjunto se abrazara. Nuestros países han sostenido a lo largo de una relación diplomática que este 2016 cumple 185 años, una relación profunda con sólidos lazos de hermandad y solidaridad.

Ello se manifiesta de manera sensible en los miles de argentinos que viven en México acuñando el término ArgenMex que refleja su simbiosis con la cultura local. El intercambio económico superó en el 2014 los 2.300 millones de dólares y alcanzó cifras significativas de inversiones directas.

El mundo cambia a una velocidad y con una magnitud inesperada, en lo que el Foro Económico Mundial ha denominado como el tránsito a la Cuarta Revolución Industrial. El gobierno encabezado por el presidente Mauricio Macri, y la segunda mitad del de Enrique Peña Nieto, se entrelazan con una visión compartida entre ambos líderes, tal como lo manifestaron en su encuentro en Davos.

Este affectio societatis ofrece una oportunidad histórica para transformar la relación, haciéndola más profunda y productiva, con nuevas dinámicas más efectivas de gobernanza, ofreciendo así nuevas oportunidades económicas y sociales para nuestros gobiernos y sociedades, promoviendo un crecimiento inclusivo.

En tal sentido la canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu, ha reconocido entre las cinco prioridades de la política exterior de su país consolidar la alianza estratégica con Argentina. Ello coincide con varios de los ejes de la política exterior argentina, liderada por su Canciller, Susana Malcorra.

Argentina y México representan para sí ventajas y atractivos importantes de mayores sinergias y cooperación en áreas específicas como energía convencional y renovable, combate al narcotráfico, ciencia y tecnología, la modernización de sus industrias agrícola y ganadera, turismo, sector automotor, todo ello profundizando alianzas entre los distintos bloques comerciales del Pacífico, Asia Pacífico y el Mercosur, y complementaciones logísticas para el comercio con Estados Unidos y Canadá.

Ambos países representan en conjunto el 42% de la riqueza de América Latina y pueden acordar un nuevo modelo de cooperación que refuerce su posicionamiento estratégico en los mercados emergentes globales, atrayendo inversiones productivas y generando oportunidades de empleo para sus ciudadanos. Ante una economía cada vez más globalizada, el fenómeno de las cadenas de valor mundiales, regionales y bilaterales, en la agroindustria, industria y servicios, y su interconexión con los flujos de inversión extranjera y directa, y comercio exterior, ofrece a Argentina y México una oportunidad histórica de atraer nuevas inversiones, aumentar el flujo de comercio exterior entre si y a terceros países.

Inspirándome en las célebres palabras de Ortega y Gasset, en su versión original dirigidas a los argentinos, me permito llamar a la acción inmediata: “Argentina, México... A las cosas”. América Latina y el mundo en su cuarta revolución industrial nos necesita juntos para enfrentar los desafíos de nuestros pueblos en un nuevo modelo de cooperación ArgenMex.

Sin lugar a dudas las visitas oficiales comprometidas de los Presidentes Macri y Peña Nieto ofrecerá el espacio para sellar una agenda de trabajo conjunta y un nuevo modelo de cooperación “ArgenMex” que nos conduzca hacia una nueva era de las relaciones bilaterales, atrayendo nuevos flujos de inversión hacia nuestros países y aumentando nuestro comercio exterior bilateral y en conjunto a terceros países.

El autor es abogado y experto en Relaciones Comerciales Internacionales.