Opinión

Aquí, sólo chilaquiles

   
1
Hijos del Maíz: Chilaquileros

   

Chilaquiles

Dirección: Nueva York 264, Col. Nápoles, Delegación Benito Juárez

Teléfonos: 5536-4693

Twitter: @Hijos_del_Maiz

Horarios: Lunes a domingo, de 8:00 a 16:30 horas

Precio: $100 -$300 por persona

Compañía: Amigos, familia y compañeros de trabajo

Tarjetas: Master Card, Visa; crédito y débito

Tiempo: Una hora

Uno de los grandes amantes de chilaquiles que he conocido fue mi papá. Los pedía con frecuencia y mi madre lo complacía. Hace poco pude recordar cómo los disfrutaba cuando me enteré de la apertura de un lugar enfocado sólo a eso. Se trata de Hijos del Maíz: Chilaquileros.

Su menú, por supuesto, está enfocado en los chilaquiles, pero no es lo único que encontrará. Puede comenzar con una crema de frijoles muy clásica: viene con tortilla dorada al punto justo, aguacate, queso y crema. La sazón del caldo no podría ser mejor y con el resto de los ingredientes crea un perfecto primer tiempo.

Si los chilaquiles le generan suficiente culpa y prefiere pedir una ensalada para compensar, le recomiendo la de nopales. Es una porción generosa de nopales cocidos en una vinagreta de orégano, con rábanos, jitomates, cilantro, cebolla morada y -el toque de genialidad- camarones pacotilla ligeramente adobados. Una opción fresca, pero con una agradable mezcla de sabores.

Ahora sí, a lo que nos trajo aquí: los chilaquiles. Se pueden elegir rojos o verdes y se pueden acompañar con huevo, cecina, pechuga de pollo, bistec, arrachera, chuletón de puerco y hasta rib eye.

La tortilla es crujiente sin ser dura y nunca se aguada con la salsa. La versión verde lleva una salsa clásica, herbal, acidita, fresca; pero cuidado, bastante picosa. Con cecina se llevan bastante bien. Los rojos son mis favoritos, con una salsa de dos chiles secos, y si los acompaña con chuletón, aún mejor.

Tienen versiones más extravagantes como los de cochinita pibil, que desde la presentación son encantadores. Tiene un muy marcado sabor de achiote más el toque acidito de la naranja y el vinagre.
Probablemente los mejores que probé.

Si no quiere nada picante, los de tres quesos mexicanos son una buena opción, con una mezcla de menonita, gouda y requesón.

Los que me llamaron la atención desde un inicio fueron los de pipián verde, hecho con pepitas y vegetales, con pollo, queso y crema. A los míos les faltó un poco de salsa, pero bastó con pedir un poco más para que me trajeran un pequeño tarrito de peltre lleno de pipián. Ojalá el sabor de la pepita fuera un poco más marcado.

Abren todos los días, entonces ya sea después de una gran fiesta o simplemente por antojo, Hijos del Maíz es un gran lugar para satisfacer las ganas de chilaquiles.

Twitter: @ysusi

1
   

   

Chilaquiles
1
  

   

Chilaquiles