Opinión

Apuntando a las nubes

 
1
 

 

ME. ¿Podrá YouTube competir con Netflix y Spotify?

Hace un par de años decir “te mando el archivo en cuanto esté frente a mi computadora” era una respuesta común, pues pensábamos en archivos digitales que vivían en nuestras máquinas, no lo podíamos tocar, pero sabíamos que estaba ahí. Lo mismo pasaba con la música, existía dentro de un objeto que podíamos tocar como un cassette o un CD, o teníamos una agenda con los números de teléfono de nuestros contactos.

Recuerdo el pánico que sentí el día que al prender mi computadora apreció una pantalla azul con un error. Mi miedo más grande era perder mi proyecto final y las cientos de fotos que estaban ahí guardadas.

Horas después, el técnico me la entregó advirtiéndome que había carpetas que no había podido salvar y me recomendaba contratar un servicio que me hiciera un respaldo de mis documentos en la nube.

Poco a poco fui presenciando lo que realmente significaba el poder la nube, como escribir un largo correo, cerrar la ventana y que al volverla a abrir estuviera ahí el borrador, trabajar en un documento compartido con alguien más en tiempo real y poder acceder el directorio telefónico que tenía en mi celular desde mi computadora. La computación en la nube se ha hecho parte de nuestra vida diaria ayudándonos a hacer mejor uso de nuestros recursos y tiempo.

Esto llevado a escala incluso ha modificado a industrias enteras como la de la música, ya no cargo CDs y un discman cuando me voy de viaje, ahora escucho la música desde mi celular utilizando servicio de streaming en el que tengo acceso a miles de canciones pagando una membresía mensual, piensa en el espacio que ahorras al no tener que cargar todos los objetos que antes traías contigo.

Los negocios cada vez más se están beneficiando del poder de la nube, ya no necesitan invertir en infraestructura como servidores (con todo lo que esto implica) con una capacidad de memoria limitada, pueden contratar un servicio en el que solo paguen por lo que usen y cuando lo usen. Empresas como Netflix y Spotify son el ejemplo perfecto que ilustran cómo la nube crea nuevos modelos de negocio cambiando completamente nuestros hábitos de consumo e incluso revolucionando industrias tradicionales como es el caso de Novelistik, una editorial en línea que vive en la nube.

Se dice que el cielo es el límite, y ahora la nube es la gran oportunidad. Tanto negocios como usuarios tienen en la palma de su mano (literalmente) el gran poder que ofrece para hacer sus vidas más sencillas, aumentar sus ganancias y crear soluciones que aún no existen.

La autora es Gerente de Comunicación de Negocios de Google México.


Twitter:@lobato_andrea

También te puede interesar:

Machine Learning: educando a las computadoras


¿Sabes qué es la omnicanalidad? Seguro ya la practicas