Opinión

Apuesta Google a patentes olvidadas

 
1
 

 

Google México será sancionado por el IFAI. (Bloomberg)

Las pretensiones de Google, siempre orientadas a alcanzar un efecto disruptivo en las iniciativas que emprende, tocan hoy un lindero desatendido, que con capital y respaldo podría convertirse en la piedra de toque de para el aprovechamiento pleno de la parte olvidada del sistema de patentes.

La apuesta de Google se orienta a solicitar a quienes poseen derechos sobre patentes que no se encuentran en explotación, pongan a disposición sus tecnologías, estableciendo un precio de partida para su adquisición, mismo que podrá ser negociado por la empresa a partir de la evaluación que realice del valor y el potencial de la innovación patentada. Sin lugar a dudas, esta estrategia de Google se podría convertir en el mayor avance en términos de gestión de tecnología en la historia de la humanidad.

De hecho, el proyecto parte del reconocimiento de que un número extraordinario de innovación patentada, nunca es utilizada comercialmente, en porcentajes que superan el 60% de los números totales de las patentes tramitadas en el mundo. La pregunta simple es si tales invenciones no son explotadas porque carecen de méritos, u obedece a otras causas; y la respuesta que Google parece aproximar con esta decisión es la segunda. Muchas invenciones no son llevadas a la práctica por múltiples razones, como puede ser la falta de financiamiento, la carencia de asesoría para etapas de implementación, o la inexistencia de un mercado maduro para cierta tecnología, entre muchas más. Hay que recordar el viejo adagio: inventar es la capacidad para conectar cosas.

El cruce entre los inventores del mundo y los recursos de Google puede disparar el aprovechamiento de tecnologías que por simple indiferencia o falta de visibilidad yacen inadvertidas en los bancos de patentes, creando un inventario de tecnologías activas que podrían cambiar el mundo. Hay miles y miles de propuestas patentadas de innovadoras soluciones tecnológicas en materia ambiental, médica, mecánica, de energía, y de los más variados campos, que no son explotadas porque no encuentran la forma de insertarse en el ecosistema de innovación que las identifique, las promueva y las conecte con las otras piezas del sistema.

Los bancos de patentes, a nivel mundial, concentran cada año información relacionada a más de 800,000 nuevas patentes que pugnan por llegar a los mercados en la forma de nuevos modelos de negocio, productos mejorados, aplicaciones superiores, sistemas novedosos, métodos y dispositivos con mejoras incrementales, y toda suerte de ideas y soluciones que no son “ocurrencias” de sus desarrolladores, sino que se trata de propuestas tecnológicas que tienen un enorme esfuerzo creativo detrás, con pruebas, dinero y talento alineados para ese fin.

La iniciativa de Google encierra una paradoja; la Propiedad Intelectual, que para esta empresa ha significado desde su creación uno de los principales obstáculos para su operación y expansión –como los casos de la tasa impuesta en España por uso de cabezas de diarios, o las restricciones al proyecto ebook por potenciales violaciones a copyrights-, hoy puede encontrar en el sistema de patentes a su mejor aliado.

También te puede interesar

Un día más de la Propiedad Intelectual

Demanda Adidas a Marc Jacobs por marca

Piratería sin programa