Opinión

Aprueban Ley de Ingresos

 
1
 

 

Ingresos

Lo que ayer cambiaron los legisladores al Proyecto de Ley de Ingresos deja ver que el espíritu de la misma sigue siendo el mismo: “Razonable y congruente con la propuesta inicial, de finanzas saludables”. Al menos así lo definió el líder de la bancada de los diputados del PRI, César Camacho Quiroz.

Si de por sí las reglas o fórmulas, con las que los economistas o especialistas en finanzas suelen proyectar estimaciones sobre el presupuesto público, resultan difíciles de entender entre la población en general, sin duda se tornan más complejas las proyecciones cuando las manos de la política entran en juego, y es precisamente eso lo que ayer se vio en la discusión de la Ley de Ingresos, donde las bancadas parlamentarias en la Cámara de Diputados modificaron los Criterios Generales de Política Económica que el Ejecutivo federal envió el pasado 8 de septiembre al Congreso de la Unión para su aprobación.

Las estimaciones del Ejecutivo en materia de recaudación proyectaban el precio del barril del petróleo en 46 dólares, y pasó a 48.5 dólares; el tipo de cambio se había calculado a 18.1 pesos por dólar, y quedó en 18.4. En general, el proyecto aprobado por el Pleno habla de una mayor recaudación de ingresos tributarios y no tributarios.

En la argumentación del Proyecto de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos de la Federación correspondientes al ejercicio fiscal 2018, se dijo que el documento fue elaborado de acuerdo con criterios de responsabilidad y justicia social, y que los parámetros establecidos estaba construidos con base en un entorno difícil para la economía mundial, y adelantaba un crecimiento económico anual entre 2.0 y 3.0 por ciento del Producto Interno Bruto nacional.

Hace un mes las prioridades de atención giraban en torno a la generación de empleos, seguridad social, alimentación, educación, salud y otros rubros. Pero en esas fechas el país no había registrado los movimientos telúricos de septiembre, y en gran parte a eso obedecen los cambios registrados en materia de recaudación y seguramente igual será para el PEF.

Las autoridades hacendarias y el Legislativo federal acordaron modificar algunos rubros del proyecto inicial, con el fin de obtener un incremento en los ingresos totales de 43 mil 291.4 millones de pesos; pero también autorizaron incrementar el monto de endeudamiento para la Ciudad de México en mil millones de pesos, a consecuencia de una mayor demanda de recursos fiscales para la atención de las víctimas de los sismos del mes pasado.

Otras modificaciones establecen que las personas que tengan su casa en las zonas afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, no se les considere como ingresos acumulables los ingresos por apoyos económicos que reciban con el fin de reconstruir su casa-habitación. En fin, son otras necesidades pero los criterios de atención y las prioridades son las mismas. Ojalá.

PIFIAS DEL PRI EN LA CDMX

Resulta por demás extraño el nombramiento de Eruviel Ávila Villegas, exgobernador del Estado de México, como delegado en funciones de presidente del PRI capitalino, ya que si bien es cierto este instituto estaba fuera de norma a no convocar en tiempo y forma el relevo de una dirigencia que encabezaba Mariana Moguel Robles, y que debió concluir el año pasado, la decisión tomó por sorpresa a lo que queda de la militancia tricolor en la Ciudad de México.

La dirigencia de Moguel Robles era insostenible y el alargamiento de su periodo estaba metiendo mucho ruido en pleno año electoral, pero haber decantado la sucesión en la persona del político mexiquense no fue del total agrado del priismo capitalino, porque aunque las cosas no andaban del todo bien, con la llegada de Eruviel se sintieron no sólo no escuchados sino hasta desplazados, pues lo menos que esperaban era un perfil con trayectoria en las lides de las luchas citadinas.

Por lo demás, en contra del mexiquense pesa una administración de nulos resultados en materia de seguridad, y sus cartas credenciales hablan de corrupción, feminicidios, robo a casa-habitación, asaltos en transportes públicos e inseguridad en general para los mexiquenses, y honestamente con esas recomendaciones no se puede hablar de una mejor gestoría en las causas de un partido que busca reactivarse, renovarse o reinventarse. En fin, si de por sí el PRI capitalino no pintaba como para una buena participación en el proceso electoral de 2018, con Eruviel menos… 

También te puede interesar:
Del Mazo, un mes después
Caballada robusta en el PRI
El Legislativo, al rescate del patrimonio cultural