Opinión

¿Aprovechará Banxico la convergencia eficiente al objetivo de inflación?

Esta semana el Banco de México sostendrá su reunión de política monetaria y, como es costumbre, anunciará su decisión en un comunicado el próximo viernes a las 9:00 am. Si bien la totalidad de los analistas de mercado pronostican que la Junta de Gobierno dejará la tasa de referencia sin cambios en 3.0 por ciento, considero que existe una probabilidad alta de que Banxico reduzca la tasa de referencia en 50 puntos base (pb). En mi opinión, esto puede ocurrir si la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno decide aprovechar la “convergencia eficiente al objetivo de inflación”.

Una inflación más alta, un crecimiento mejor de lo esperado, así como la reciente depreciación del tipo de cambio, aunado a una postura aparentemente más hawkish (con una mayor inclinación a subir tasas) por parte del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), son argumentos en contra de mayores recortes a la tasa de referencia en nuestro país.

En este sentido, la inflación en México subió en términos anuales de 3.5 por ciento a finales de mayo a 4.0 por ciento en la primera quincena de julio. Además, el PIB en el segundo trimestre de este año (2T14) creció 1.6 por ciento a tasa anual, por encima del consenso que esperaba una expansión de 1.5 por ciento, mientras que la tasa del 1T14 se revisó al alza de 1.8 por ciento a 1.9 por ciento. De hecho, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público mantuvo sin cambios su previsión de crecimiento en 2.7 por ciento para 2014. Adicionalmente, el peso mexicano se ha depreciado en torno a 13.10 pesos por dólar desde 12.80 en junio.

No obstante, si tenemos en cuenta que la Junta de Gobierno del Banco de México ha mencionado explícitamente que un aumento en la inflación actual ya no es una fuente de preocupación si no “contamina” las expectativas de mediano y largo plazos –que prácticamente no han mostrado cambios desde 2010–, entonces podemos descartar el aumento reciente de la inflación como un factor relevante para impedir que Banxico recorte la tasa de referencia.

Adicionalmente, a pesar de que el PIB creció más de lo esperado,
e incluso si la economía crece 2.7 por ciento este año (dentro del rango de crecimiento entre 2.0 y 2.8 por ciento proyectado por el propio Banxico), la brecha del Producto estimada por la autoridad monetaria se mantendrá en terreno negativo, inclusive hasta finales de 2015. En este contexto, desde una perspectiva de crecimiento, también existe “espacio” para recortar la tasa de referencia. Como resultado, considero que la única pieza faltante de este “rompecabezas monetario” para argumentar a favor de un recorte la próxima semana, es la dinámica del tipo de cambio.

Por lo que considero que si el tipo de cambio registra una apreciación significativa en los próximos días –que podría ser impulsada por un anuncio de mayor estímulo monetario de parte del Banco Central Europeo (ECB) o un aumento en la calificación crediticia de México–, el Banxico podría reducir una vez más la tasa de referencia. No obstante, pienso también que existe la posibilidad de que Banxico prefiera esperar a la próxima reunión de la Fed (17 de septiembre), así como a la entrega del paquete económico 2015 en México, cuya fecha límite de entrega es el próximo 8 de septiembre. Esto último podría ser muy relevante para la autoridad monetaria ya que contendrá los detalles sobre la nueva fórmula de precios de la gasolina. Si el Banco Central decide esperar a que estos eventos se lleven a cabo, entonces la Junta de Gobierno (o al menos la mayoría) podría decidir no recortar el 5 de septiembre, pero adoptar un tono muy dovish (con sesgo a bajar tasas) en el comunicado que acompaña su decisión del próximo viernes, con miras a un recorte de tasas en octubre.

En conclusión, considero que existe una probabilidad alta de que Banxico recorte la tasa de referencia en 50 pb el próximo viernes 5 de septiembre, aunque la autoridad monetaria pudiera esperar a la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) –a llevarse a cabo el 17 de septiembre–, y a la entrega del paquete económico 2015 por parte del gobierno, para tomar una decisión. Mientras tanto, el desempeño reciente del tipo de cambio no me permite estimar un recorte de tasas tan pronto como el próximo viernes, pero creo firmemente que el sesgo actual de la Junta de Gobierno es a recortar la tasa de referencia si las circunstancias se lo permiten.

* El autor es director general de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

Twitter: @G_Casillas