Opinión

Apoyo a senadores del PAN

   
1
  

 

Fernando Herrera Ávila

Saltillo, Coahuila, será el escenario escogido por el coordinador de los senadores panistas, Fernando Herrera Ávila, para recibir al presidente del PAN, Ricardo Anaya Cortés, el próximo 25 y 26 de agosto. El lugar no fue elegido al azar. Es producto de cálculos políticos con miras a la elección de gobernador en 2017.

De acuerdo con información interna del PAN, Coahuila, después de 12 años de gobiernos desastrosos de los Moreira, es un estado que pueden ganar los blanquiazules por sí mismos, sin necesidad de alianzas con el PRD, partido que es prácticamente inexistente en esa entidad.

En el grupo de Herrera Ávila hay dos precandidatos naturales, los senadores Luis Fernando Salazar Fernández y Silvia Garza Galván. Ambos llegaron al Senado por voluntad de los electores, pues son representantes de mayoría, por la primera y segunda fórmulas. La otra senadora de la entidad, Hilda Flores Escalera, llegó gracias a ese premio que es la representación proporcional, elegida por el líder de su partido.

Sin embargo, el exsenador y exdiputado Guillermo Anaya, ampliamente conocido en el sexenio pasado como “el primer compadre del país” por su relación con Felipe Calderón, puede interponerse en el camino, a pesar de que en el pasado sus adversarios internos y externos han puesto de relieve un supuesto parentesco con el narcotraficante Sergio Villarreal, El Grande.

Aunque no son los únicos precandidatos, pues también figuran los alcaldes de Saltillo, Isidro López Villarreal, y de Monclova, Gerardo García Castillo, está claro que Herrera Ávila está promoviendo a sus compañeros de legislatura.

En Coahuila se eligen 38 ayuntamientos, 16 diputados de mayoría y el gobernador. Es una de las entidades donde no ha habido alternancia y los últimos dos gobiernos fueron de los hermanos Moreira Valdés y hay priistas que no descartan la posibilidad de que el otro hermano, Carlos, pudiera lanzarse como candidato a la gubernatura.

En la pasada elección de gobernador, en 2011, el PRI tuvo 61.5 por ciento y el PAN 36; el PRD fue inexistente, con 0.9 por ciento.

Ruega el PRD


A pesar de que los ciudadanos estamos hartos de los plantones, marchas, tomas de carreteras, de vías férreas y de vehículos por parte de la CNTE, los partidos políticos y las autoridades parecen obnubilarse ante su presencia.

Están dispuestos a darles todo, a que sean los únicos que no cumplan la ley y también, por qué no, a rogarles. Ayer le tocó al PRD.

Dos horas estuvieron reunidos los líderes de la CNTE con la dirigencia nacional del PRD, así como legisladores, para acordar la propuesta de reforma educativa que buscan.

Sin embargo, no hubo ni siquiera una lejana posibilidad de acuerdo, simplemente fue la promesa de los maestros para analizar si trabajan con el PRD una iniciativa de ley.

El encuentro en el Senado de la República duró aproximadamente dos horas, en las cuales no hubo ninguna propuesta clara, los mentores hablaron de la importancia de su lucha, que es como la de los héroes que nos dieron patria, al menos según ellos.

Compararon el robo de vehículos y la quema de camiones con el abigeato de Emiliano Zapata y ni siquiera se vieron obligados a reiterar que piden la abrogación de la Reforma Educativa, ya que simplemente le dijeron al PRD que analizarían su propuesta de apoyarlos. Mientras en el partido del sol azteca esperan para ver si es posible tener una reunión el próximo lunes.



Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
¿Fuego amigo con los Calderón?
Faltan 118 años para la igualdad de género
AMLO arriba, pero sin el triunfo asegurado