Opinión

Apenas 7 de 37

La numerología tiene su parte entretenida.

De acuerdo con la historia del estado de Guerrero, en los últimos cien años sólo siete gobernadores han concluido su gestión, de los 37 que han estado al frente del gobierno local desde 1914.

Y los datos históricos también registran que en siete ocasiones se ha declarado la desaparición de poderes por conflictos políticos, huelgas estudiantiles o denuncias de violación del proceso electoral o fraudes por ventas de terrenos.

Los nombres de los que han concluido su gobierno caben en este espacio y son: Baltazar R. Leyva Mancilla (1945-1951); Raymundo Abarca Alarcón (1963-1969); Rubén Figueroa Figueroa (1975-1981); Alejandro Cervantes Delgado (1981-1987); José Francisco Ruiz Massieu (1987-1993); René Juárez Cisneros (1999-2005), y Zeferino Torreblanca Galindo (2005-2011).

Una de las principales tareas que tendrá el nuevo gobernador interino, Rogelio Ortega Martínez –que nos dicen nada tiene que ver con él Jesús Ortega Martínez, cabeza de Los Chuchos, pues ni paisanos son–, será conducir la competencia para los comicios de 2015 y no la tendrá fácil.

Del lado del sol azteca muchos levantan la mano y ya comenzaron a verse de reojo. Entre ellos están Armando Ríos Piter, El Jaguar; Sofío Ramírez, aquel que dice que metería las manos al fuego por Lázaro Mazón –seguro Pejecandidato en 2015–, así como Beatriz Mojica Morga, quien ya se vio y por eso renunciará en unas semanas para pelear la candidatura.

En realidad el PRD podría perder las votaciones por el efecto Abarca
–que ya tiró a Ángel Aguirre–, y no debe perder de vista que no sólo competirá contra el PRI, sino contra el partido clonado, Morena.

AMLO abarca

La relación entre Andrés Manuel López Obrador y José Luis Abarca es algo más que un cabo suelto o un caso para la araña.

¿Cómo está eso de que López Obrador no lo conoce? Dicen que en 2012 el tabasqueño encabezó mítines de campaña en Iguala junto al exedil. Ya aparecerán fotos por allí. Aunque seguro que AMLO dirá que no puede conocer a todos los que iban a sus mítines.