Opinión

Apalancamiento excesivo de Grupo Senda


 
La empresa de transporte de pasajeros más grande del país encara los problemas del excesivo endeudamiento.
 
Ya le he comentado que con un capital contable cercano a 31 millones de dólares y una deuda de 290 millones de dólares, Grupo Senda, la transportista de la familia Rodríguez Benítez, está en riesgo de quiebra.
 
La razón de este plazo fatal es que en octubre del 2015 vence el pago de una deuda de 150 millones de dólares y, de acuerdo con los ingresos de la empresa, es casi imposible cubrir ese adeudo.
 
Senda tiene un EBITDA anual de 70 millones de dólares, de los cuales más de 30% se destina al pago de intereses y requiere en estos momentos de alrededor de 30 millones de dólares anuales para renovar su flota de autobuses que tiene en promedio 8 años de antigüedad.
 
Hablamos que a la firma de los hermanos Rodríguez sólo le quedan menos de 20 millones de dólares anuales para hacerle frente al pago de principal de su deuda, amén de otros gastos de operación inherentes a su negocio.
 
Bajo estas condiciones, aún si suponemos que todo el dinero que le queda lo destina al pago de la deuda, durante este año contará con 20 millones de dólares para este fin, el año entrante con otros 20 millones y para el 2015 con otros 20, por lo que apenas sumará 60 millones de dólares para hacer frente a un vencimiento de 150 millones de dólares, ni siquiera la mitad de los recursos necesarios. Para colmo de males, hay más vencimientos de deuda a partir de principios del 2014 de por lo menos 15 millones de dólares.
 
Prácticamente todos sus pasivos los tiene contratados a plazos menores a 5 años, además que debe ponderarse que cualquier deslizamiento en el tipo de cambio, un incremento en costos o la caída de los ingresos por la contracción del mercado provocaría pérdidas en el grupo en un año que ha sido muy complicado para la economía.
 
En otras palabras, bajo es escenario se reduce la posibilidad que Senda pueda hacer frente a sus compromisos financieros.
 
Como sabe, Grupo Senda inició sus actividades hace más de 80 años, para ser precisos en 1930, con un solo transporte y de ahí comenzó a crecer en una forma ordenada a lo largo del siglo pasado, cuando se convirtió en una referencia en el transporte de pasajeros por tierra en el norte de nuestro país.
 
Empero, en 2004 realizó una gran adquisición que le obligó a endeudarse fuertemente.
 
Me refiero a la compra de Transportación del Norte, con lo que aumentó su operación 46% de un solo golpe para convertirse en el líder absoluto en la región.
 
El problema es que a raíz de esa adquisición desde hace años comenzó a aumentar su deuda en forma exponencial y convertirse en su principal problema, y como resultado de la mayor contratación de estos pasivos Senda ha presentado pérdidas año con año, lo que apenas se enderezó en 2012, el primer año en que los resultados del grupo fueron positivos, aunque como le digo, su situación en estos momentos en lo financiero ni de lejos es la mejor.
 
 
ASSA incumple
 
La situación para los sobrecargos encabezados por Ricardo del Valle es más que complicada en un entorno en el que los viejos esquemas de negocio, como el de Aeroméxico, han caducado. Muestra clara de esto es el caso de los más de 3,000 ex empleados de Iberia que acaban de ser liquidados. Tristemente ese puede ser también el final del camino para los sobrecargos de ASSA de este lado del charco. Y es que la aerolínea española se vio obligada a reestructurar a la baja para sobrevivir, hacerla sostenible y reforzar su competitividad en el cada vez más complejo mercado del transporte aéreo. No vaya a ser que el líder sindical, por querer estirar demasiado la liga, de plano la reviente. Ahora Del Valle amenaza con movilizaciones cuando lo único cierto es que incumplió los acuerdos firmados ante el secretario del Trabajo. Ojalá que los sobrecargos se tomen el tiempo de verse en el espejo español, antes de que aquí se rompa una taza y… todos a su casa.
 
 
 Interjet, ruta a Bogotá
 
Ya que hablamos de la aviación comercial, Interjet de Miguel Alemán Magnani a partir del próximo de 10 julio comenzará a operar la ruta México-Bogotá, con la cual busca incrementar los flujos turísticos desde y hacia Sudamérica, así como los intercambios comerciales. La ruta operará de lunes a domingo saliendo del AICM a las 9:50 horas y llegando a Bogotá a las 14:15 horas. El regreso será del aeropuerto de El Dorado a las 15:25 horas y llegando a la Ciudad de México a las 20:00 horas. Con el nuevo vuelo que conectará a México con Colombia, Interjet suma ya 9 rutas internacionales: Guatemala, La Habana, San Antonio, Miami, San José Costa Rica, Nueva York, Orange County y Las Vegas.
 
 
Cofepris certifica playas
 
Nada que la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) que comanda Mikel Arriola Peñalosa calificó al estadio de Guerrero que tiene como gobernador a Angel Aguirre Rivero como ejemplo nacional, debido a que de 27 playas evaluadas en dicha entidad 26 fueron aprobadas como limpias para recibir al turismo. Ya le he comentado que la gestión de Aguirre ha puesto énfasis en el uso responsable de sus playas, máxime que Cofepris realizará pruebas permanentes de laboratorio a fin de que los vacacionistas tengan la certeza de visitar playas limpias en esta temporada, e incluso en el caso de Zihuatanejo los monitoreos tienen estándares de calidad de la OMS.
 
 
Mexichem, mal reporte
 
Mexichem de Antonio del Valle ya anticipó al mercado que no viene muy bien su reporte al segundo trimestre con caídas en ingresos y flujo libre debido a la coyuntura que encara el negocio de gases refrigerantes, al retraso en obras de infraestructura en México, Colombia, Brasil, Argentina y Perú, y por el entorno macroeconómico en Europa. Como sabe, apenas en junio pasado la empresa inició la consolidación de sus unidades de resinas especiales de PVC (Polyone) y ha tenido que reflejar en su balance un efecto adverso por la volatilidad en el tipo cambiario derivado de las devaluaciones de varias monedas latinoamericanas frente al dólar, con énfasis especial en Brasil, Colombia y México.