EU: la reforma fiscal en la lucha por el Congreso en 2018
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

EU: la reforma fiscal en la lucha por el Congreso en 2018

COMPARTIR

···

EU: la reforma fiscal en la lucha por el Congreso en 2018

29/12/2017
1
 

 

Capitolio de EU. (Bloomberg)
,

Donald Trump obtuvo una victoria trascendental con la aprobación de la reforma fiscal, sin embargo, igual de importante será que persuada a los votantes estadounidenses de sus beneficios para que los republicanos puedan retener el control del Congreso en las elecciones del 6 de noviembre de 2018.

Trump espera que la reforma mejore la aprobación de su gobierno, que ronda el 40%, y sea una valiosa herramienta para apoyar las campañas de los candidatos republicanos, ya que las elecciones realizadas en 2017 han resultado más cerradas de lo que el gobierno anticipaba. La reciente elección de Doug Jones al Senado por el estado de Alabama ha alimentado las esperanzas del Partido Demócrata de poder ganar más escaños en 2018 con el apoyo de jóvenes, mujeres y minorías que están expresando en las urnas su desilusión con Trump.
Como ningún otro tema, la reforma fiscal tocará el bolsillo de las familias de Estados Unidos. Para noviembre, republicanos y demócratas habrán obligado a los votantes a tener una opinión precisa de cómo la reducción de impuestos les afecta y qué tipo de Congreso defiende mejor sus intereses.

A Trump el tema le permite enfatizar dos aspectos clave. Por un lado, su estilo de gobernar y el control del Congreso permitieron aprobar los cambios fiscales más profundos en 30 años y los congresistas republicanos necesitan ser reelectos para continuar transformando a Estados Unidos. Por otro lado, la reducción de impuestos es fundamental para promover la prosperidad de Estados Unidos, liberar recursos para la inversión y el consumo y generar empleos para las familias. A partir de febrero de 2018 los contribuyentes que reporten ingresos entre 9,500 y 157,000 dólares pagarán un 3% menos impuestos en promedio y la tasa de las empresas pasará de 35% al 21%, además de ampliar los beneficios en la amortización de sus inversiones. Con objeto de persuadir a votantes, Trump repetirá un mensaje sencillo y cercano a los contribuyentes y sus familias: “he bajado los impuestos para que tengas más dinero en el bolsillo”.

Por su parte, los líderes demócratas Nancy Pelosi, Chuck Schumer y el ex candidato presidencial Bernie Sanders dirán que la reducción de impuestos sólo mejora los ingresos de los ricos y las corporaciones y afecta a los grupos más desprotegidos.

Como ejemplo, mientras que los beneficios de las empresas son permanentes los de los individuos son sólo temporales ya que en el año 2026 sus impuestos regresarán a los niveles de 2017. Trump también será atacado por haber hecho una reforma a la medida de sus negocios, considerando que sus corporaciones ahora pagarán 25% de impuestos en lugar de cerca del 40% y los desarrolladores de bienes raíces podrán deducir más gastos de interés vinculados a la construcción, administración y manejo de propiedades. Finalmente, otro argumento será que con el esperado aumento en el déficit público de Estados Unidos el gobierno pasará la factura a las futuras generaciones.

Para ilustrar sus argumentos los demócratas podrían usar declaraciones del propio Trump quien en una cena con amigos adinerados durante sus vacaciones navideñas en el complejo de Mar-a-Lago, les anunció que los cambios tributarios los habían hecho “mucho más ricos”.

Faltan poco más de 10 meses para los comicios y muchos temas, como infraestructura o migración, se irán sumando a la agenda electoral pero sin duda los votantes tendrán ante sí dos visiones contrastantes de la reforma fiscal: la republicana enfatiza que la reducción de impuestos a todas las familias detonará prosperidad y la demócrata destaca que se privilegia a los ricos y se amplía la desigualdad de la sociedad estadounidense. El partido que mejor persuada al electorado no sólo ganará el control del Congreso sino que podrá definir también el resto de la presidencia de Donald Trump.

,

Correo: antoocaranza@hotmail.com

También te puede interesar:
TLCAN: Trump alimenta el mayor temor canadiense
​Una mano a Houston y al TLCAN

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.