Opinión

Ante la crisis, transparencia y máxima publicidad

 
1
 

 

ME peso ahogado. (Especial)

Las declaraciones recientes de Donald Trump y sus amenazas hacia México han generado incertidumbre económica. Para respaldar y fortalecer el llamado y el sentimiento de unidad que hoy recorre al país, los servidores públicos debemos demostrar que estamos dispuestos a actuar de una manera distinta y a renunciar a aquello que la población percibe como privilegios en este entorno de incertidumbre en la economía.

Una forma de demostrar lo anterior es transformar profundamente la forma en que ejercemos el presupuesto a través de la transparencia y la máxima publicidad.

Ante la coyuntura actual, varias instituciones públicas anunciamos recortes a nuestros presupuestos y algunas reintegraremos recursos a la Tesorería de la Federación (Tesofe). Sin embargo, no podemos olvidar que “obras son amores y no buenas razones”. A las buenas intenciones debe seguir una gestión presupuestaria transparente y con máxima publicidad.

La transparencia en los recursos que se reintegrarán y la forma en que se ejercerán es fundamental para dar certidumbre a la población de que no se trata de un discurso o una moda, se trata de una conciencia de atender las prioridades más urgentes de nuestro país y así impulsar el crecimiento económico. Para ello, comento algunos rubros que sería pertinente transparentar al reintegrar recursos a la Tesofe, por ejemplo: Programa presupuestario, Unidad Responsable, Unidad Administrativa(s), monto reintegrado e indicador de desempeño asociado.

También es deseable que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) haga público el destino de estos recursos. Transparentar esta información permitiría a cualquier persona seguir la ruta del dinero: conocer el origen y destino de cada peso que se reintegre. Es por esto que el INAI propuso la construcción de un portal de transparencia focalizada para informar el origen de los recursos que ahorraremos en este año y ponerlo a disposición de las instituciones públicas que deseen implementarlo.

Si los rubros mencionados se consideran pertinentes, el INAI, de la mano de la SHCP y la SFP, podrían implementar un sitio electrónico que funcione como espejo y muestre la ruta que seguirá cada peso reintegrado hasta que es gastado.

El consenso podría transcender a las secretarías de Finanzas de los estados. Esa información pública sería el primer paso para una discusión de fondo sobre la forma en que el Estado mexicano ejerce los recursos públicos y, sobre todo, los resultados concretos que obtiene la población del ejercicio de ese gasto. Debemos dar certeza a cada mexicano de que los recursos ahorrados no se destinan a pagar, por ejemplo, la gasolina o las galletas de los servidores públicos.

Para dar esa certeza, en el INAI mejoraremos nuestros mecanismos de transparencia y rendición de cuentas facilitando el acceso a información sobre nuestro desempeño. Además del portal que mencioné, en el primer trimestre del 2017 presentaremos la nueva metodología del Sistema de Evaluación del Desempeño Institucional. Permitirá el seguimiento trimestral a nuestros indicadores de desempeño y su relación con las partidas presupuestarias ejercidas por cada Unidad Administrativa. Los mexicanos podrán saber que en el INAI procuramos la correspondencia entre nuestros objetivos y presupuesto, entre cada peso ejercido y los resultados.

Las medidas de austeridad que tomamos las instituciones públicas son respuestas al reclamo de la población y una acción para dar certeza de que los recursos ahorrados no se utilizarán en gastos superfluos. Esta coyuntura es la oportunidad de generar un cambio permanente en la forma en que se ejerce el presupuesto.

Hoy más que nunca, la máxima publicidad debe ser el hábito democrático por excelencia de las autoridades al ejercer el presupuesto público.

El autor es comisionado del INAI y coordinador de la Comisión de Gobierno Abierto y Transparencia.

También te puede interesar:

Para enfrentar la cerrazón en México y el mundo

Las consecuencias de la corrupción en la economía

Información pública para construir un México más justo