Opinión

Ante ausencia de Navarrete, urgen Manpower y Adecco


 
Qué chafa se ven las acciones que comunica la Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Ayer, por ejemplo, las tres comunicaciones más destacadas eran que el secretario Alfonso Navarrete se había reunido con unos líderes obreros; que los obreros habían “ratificado su alianza” con el presidente Peña —al estilo de los años setenta—; y que los “industriales” también respaldan al presidente —también al viejo estilo priista—.

¿Por qué la Secretaría del Trabajo no tiene una página de alto impacto que permita visualizar a cualquier ciudadano la prospectiva nacional, los problemas y las oportunidades de la oferta y demanda de trabajo? La respuesta es sencilla: porque no les da.
 
 
El problema es que en la omisión el gobierno llevará su penitencia. La razón es simple. Esta mañana el Foro Económico Mundial (WEF) ha liberado el Reporte de Riesgos Globales 2014, previo a la reunión de Davos. En él, Klaus Schwab afirma que los riesgos sistémicos han aumentado por la interconectividad de los sistemas tecnológicos, medioambientales, económicos, geopolíticos y sociales. En pocas palabras está advirtiendo de un posible contagio instantáneo.
 
 
Uno de los riesgos más inmediatos que aparece es el desempleo y el subempleo estructural. El WEF dice que los jóvenes que se han incorporado a la fuerza laboral durante esta década, enfrentan altas tasas de desempleo y precarias condiciones de trabajo, “minando sus posibilidades de construir un futuro y elevando el riesgo de descontento social”. Señala con gravedad que en los países emergentes “dos terceras partes de los jóvenes no están aprovechando cabalmente todo su potencial económico”. Entre tanto, Navarrete Prida nos receta que la CROC y los “industriales” apapachan al presidente…
 
La brecha laboral y de ingreso está creciendo, y este gobierno no proporciona la brújula mínima para orientar a los oferentes de empleo a desarrollar capacidades acordes a las nuevas realidades tecnológicas y globales. El portal empleo.gob.mx sigue arrojando ofertas de muy baja sofisticación, como “almacenista”, “asistente de gerencia” o “guardia de seguridad”.
 
Urge que firmas como Adecco o Manpower tomen el toro por los cuernos y realicen un activismo intelectual constante para poner en la agenda, mes con mes, los indicadores que reflejen el grado de inserción de la fuerza laboral mexicana a los sectores y empresas de mayor sofisticación. Con cualquier empresario que uno hable brinca el tema de la disparidad de capacidades y aptitudes entre la gente que se quiere emplear y las vacantes existentes; y este gobierno, que sólo pudo atestiguar la creación de 475 mil empleos en 2013, no ha articulado un discurso completo para abordar el tema.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota