Opinión

ANPACT por acelerar “deschatarrización”

12 noviembre 2013 5:2

 
Entrada de camiones “chocolate” sin control.
 
 
Fíjese que hoy arranca en Guadalajara la Expo Transporte, el evento más importante de los pesos pesados de la industria automotriz, y donde se esperan anuncios para reordenar ese mercado ante la entrada de unidades ilegales que además de inseguros contaminan más.
 
 
Por ello, en dicho foro estará el titular de Semarnat, Juan José Guerra Abud, y le adelanto que en ese marco la Anpact que encabeza Miguel Elizalde y que agrupa a los productores de autobuses, camiones y tractocamiones, dará un diagnóstico de esa industria.
 
 
Hablamos que sólo en octubre se desplazaron 32 mil vehículos pesados que representan una caída de 4.4 por ciento comparadas con 2012.
 
 
Es importante recordar que en México la carga y el pasaje se mueven principalmente sobre carretera, y la venta de unidades pesadas es un reflejo de la actividad económica nacional.
 
 
Como le digo, el problema está en los vehículos pesados usados-chatarra de Estados Unidos que se han internado al país por medio de amparos: nada más se trata de 16 mil vehículos, lo que representa un incremento del 78 por ciento comparado con 2012.
 
 
En otras palabras, el año pasado por cada 10 camiones nuevos se importaban 3 adicionales, hoy son 5, lo que también es un reflejo de la ausencia de competitividad de nuestro país.
 
 
La ruta del dinero
 
Como de película de detectives parece la trama supuestamente armada por Mony De Swaan, ex titular de la Cofetel, el despacho McKinsey, el operador de telefonía móvil Virgin Mobile y la compañía de inversiones Tresalia. Quizá ni la mente de Arthur Conan Doyle hubiera ofrecido un enredo de intereses, simulaciones, engaños y dobles discursos como el que De Swaan habría planeado desde su oficina como presidente de la Cofetel y con la que habría contaminado con verdades a medias las decisiones del Pacto por México que llevaron a la iniciativa de reforma en Telecomunicaciones. Y es que la ausencia de sanciones para los servidores públicos que usan información privilegiada para fines privados, fomenta que grandes firmas extranjeras encuentren una variada oferta de ex funcionarios revestidos como “consultores” dispuestos a poner sus conocimientos y redes de influencia al servicio de negocios millonarios, lamentablemente muchas veces a costa de recursos públicos. Si como se aventura en la información circulada ayer, el ex presidente de la Cofetel indujo o promovió la creación de una red abierta de servicios de internet con recursos públicos, para que fuera después aprovechada por los operadores extranjeros a los que él asesora, ¿cuál sería entonces la utilidad económica y social de la tan festejada reforma? Imaginemos que el cabildeo de De Swaan ha pretendido que el Estado Mexicano en lugar de recaudar, gaste en montar una infraestructura multimillonaria que beneficiará negocios particulares. Si es así, ojalá que alguien indague sobre la veracidad de esas acusaciones y en su caso, se apure a blindar la redacción de las leyes secundarias en la materia, no vaya a ser que nos metan otro gol, tanto al país, como a fin de cuentas a usted y a mí que pagamos impuestos…
 
 
Sin duda el anuncio del presidente Enrique Peña Nieto para ir el próximo año por la Reforma del Campo está encaminado a impulsar la producción en el sector agroalimentario con una mejor planeación enfocada en la oferta y la demanda de alimentos. Tal es la postura del secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez, quien ya trabaja en el tema. Por lo pronto, ayer en el marco de la firma de convenio de colaboración entre la Sagarpa y la Universidad Autónoma de Coahuila para la instalación del Observatorio de Derecho a la Alimentación, Martínez y Martínez aseguró que “no se puede entender un derecho a la alimentación sin los alimentos”, de ahí que se trata de una reforma estructural clave que ojalá sea atendida por el Congreso.