Opinión

ANPACT pedirá ampliar 'chatarrización'

07 agosto 2013 5:2

 
Aunque en los últimos tres años la venta de vehículos pesados ha crecido, aún está lejos de alcanzar los niveles que tenía hasta antes de 2008.
 
 
Ahora que se intenta encender los motores del mercado interno valdría la pena voltear a ver lo que se puede lograr a partir de empujar una renovación de la flota de vehículos pesados que promedia 17 años.
 
 
Y es que por cada camión o tractocamión nuevo que circula por carreteras y autopistas existe al menos otro de 35 años que representa un auténtico riesgo, y si no basta ver que un día sí, y otro también, se difunden noticias sobre accidentes que involucran a camiones y autobuses viejos.
 
 
Pues bien, en ese tenor le comento que la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, AC. (ANPACT) que tiene como presidente ejecutivo a Miguel Elizalde Lizárraga solicitará a las secretarías de Hacienda y de Comunicación y Transportes de Luis Videgaray Caso y Gerardo Ruiz Esparza, respectivamente que se amplíe el Programa de Modernización del Autotransporte, conocido en la jerga transportista como el Programa de Chatarrización.
 
 
La propuesta es acelerar dicha renovación vehicular que alcanza unas 5,000 unidades por año a 15,000, lo que llevaría a que en plazo de 10 años México pueda igualar la edad de la flota de camiones pesados que tiene Estados Unidos y que alcanza 9 años.
 
 
En ese tenor la idea es que se amplíe dicho programa a camiones con placas estatales, y no solo a los que tienen placas federales, así como indexar los beneficios económicos del programa a la inflación para que los transportistas mexicanos tengan mayores beneficios al renovar sus unidades.
 
 
Como imaginará ello implica otorgar mayores estímulos fiscales, algo que no es fácil de entender para la secretaria de Hacienda, pero que mucho podría contribuir al combate de la informalidad en la economía emprendido por el presidente Enrique Peña Nieto si pondera que el 83 por ciento de los transportistas son hombres camión.  
 
 
Según la ANPACT en el país existen unos 185,000 vehículos pesados que son candidatos a ser convertidos en chatarra, lo que sin duda es un mercado muy atractivo para las armadoras instaladas y por ende para el mercado interno.
 
 
En 2012 México produjo 40,000 vehículos pesados, lo que significa 12,000 unidades menos que lo que ensamblaba la industria automotriz en 2008, y lamentablemente en esa misma proporción el mercado ha sido captado por vehículos vetustos que pasan por la frontera norte.
 
 
Muchos de los hombres camión están optando por comprar camiones viejos que expulsa Estados Unidos, lo que significa un riesgo en muchos sentidos, y la mala noticia es que el Programa de Chatarrización sólo ha renovado unas 10,000 unidades, lo que significa que a ese  ritmo México estaría modernizando su actual parque vehicular pesado en 93 años.
 
 
La ruta del dinero
 
Las reformas en el sector aéreo nacional no se deben demorar si el gobierno federal está buscando impulsar a la aviación mexicana. Recordará usted que en los últimos viajes del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza a Estados Unidos uno de los principales debates era conocer bien las prácticas, estructuras y funcionamiento que tienen y desempeñan el Departamento de Transporte, la Administración Federal de Aviación (FAA) y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB). Bajo este esquema, se espera que pronto se lleve a cabo la descentralización de gestión y presupuesto de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y del Servicio a la Navegación del Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) con el objetivo de que las dependencias reguladoras del sector abandonen el ineficiente esquema de ser juez y parte. El otro pendiente es eliminar el monopolio que ejerce Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) en la distribución de turbosina en los aeropuertos del país. Ojala que para finales de año hayan resulto estos temas y no se queden en lista de espera para despegar.