Opinión

Andrés Roemer, embajador ante la Unesco

 
1
 

 

UNESCO. (www.waccglobal.org)

Ha sido una gran noticia que el presidente Enrique Peña Nieto haya propuesto a Andrés Roemer como embajador de México ante la Unesco. Roemer es un experto en temas científicos, culturales y de medios de comunicación, y su reciente paso por el consulado general de San Francisco le ha brindado experiencia diplomática destacada en un destino de amplia vinculación con una comunidad mexicana vigorosa.

En los primeros días de abril Roemer tendrá su audiencia en el Senado para lograr su aprobación y dirigirse hacia París. Ahí, Roemer recordará a los senadores que la Unesco tiene varios pilares de acción, entre los que se encuentran la ciencia, la cultura y la comunicación. Hay quienes miopemente describen a la Unesco como una gestoría de temas culturales. Esto no es simplemente así. En el tercer pilar, por ejemplo, el de comunicación, esta organización es muy activa. Ayer mismo la directora general Irina Bokova hizo público su rechazo al asesinato de un periodista en El Salvador y refrendó el mandato de ese organismo de la ONU a favor de las libertades de prensa y de expresión.

A Andrés Roemer le sobran credenciales en materia de comunicación.

Fue cofundador en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard de un curso de periodismo sobre democracias digitales y ética de la información. Años atrás ganó el premio nacional de periodismo.

Por otro lado, en temas científicos son notorias sus credenciales. Su tesis doctoral es en materia de agua, e impartió cursos en Harvard de esas disciplinas.

Es curioso que las envidias hayan aparecido hace varios días de manera tan sincronizada en algunos medios nacionales para descalificar a Roemer por sus supuestas limitaciones para representar a México en el ámbito cultural ante la Unesco. Pero pocos como él pueden hacerlo.

Andrés ha sido responsable del Programa Nacional de Cultura de Conaculta y ha escrito libros e impartido conferencias numerosas sobre muchos temas culturales. En los siguientes días, de hecho, el gobierno de Austria le reconocerá por su labor en la materia al otorgarle la condecoración Croix d’Officier.

Con la nominación de Andrés Roemer como embajador ante la Unesco ha ocurrido el fenómeno de la bandeja de cangrejos mexicanos, que jalan hacia el fondo a aquel que está logrando salir de ella. Por eso se leen y escuchan escupitajos periodísticos por aquí y por allá. Andrés debe ignorarlos.

El año pasado la Universidad de California, en Berkeley, otorgó el Elise and Walter A. Haas International Award a Andrés. Este premio honra a quien se distinga notoriamente en el servicio a su país en los siguientes campos: artes, ciencias, ingenierías, educación, negocios, protección medioambiental, gobierno… Así.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Yucatán, ese silencioso éxito
Hertz, chafa y violando la ley
Audi = Desarrollo en tiempo real en Puebla