Opinión

"Anaya Presidente"

1
   

     

Ricardo Anaya. (ilustración)

El desacuerdo PRI-PAN en torno a la candidatura anticipada de López Obrador a la presidencia permitirá al líder de Morena llevar tres millones de spots en radio y televisión de ventaja cuando arranquen los tiempos constitucionales para hacer campaña.

Para el PRI es necesario hacer ajustes a la legislación electoral, que eviten el abuso que hace el candidato adelantado a la presidencia con los espacios oficiales en radio y televisión que acapara en su beneficio. El PAN, sin embargo, prioriza otros aspectos de la legislación, como es la segunda vuelta en la elección presidencial.

No hay arreglo posible: ni se va a frenar la campaña anticipada de López Obrador ni habrá segunda vuelta en la elección presidencial.

Durante el foro de EL FINANCIERO e Integralia realizado ayer en esta capital, los líderes de Acción Nacional y del PRI, Ricardo Anaya y Manlio Fabio Beltrones, dejaron claro que en esos dos aspectos no hay acuerdo.

La falta de coincidencias entre ambos líderes permitirá al candidato de Morena seguir con su campaña adelantada, y a partir de este fin de semana, cuando se oficialice la elección de AMLO como presidente de su partido, tendremos a López Obrador hasta en la sopa.

Sin acuerdos PRI-PAN no hay forma de parar la anticipación de su campaña. El horizonte es suyo, toda vez que el INE explica que sólo incurriría en delito si llama al voto, lo que no necesita hacer de manera explícita.

El PAN no quiere legislar para hacer respetar los tiempos de las campañas porque sus dirigentes piensan que también les beneficia esa ambigüedad legal que da lugar a anticipar las campañas.

Hemos visto, y veremos con más frecuencia, a Ricardo Anaya en la propaganda electrónica en los tiempos oficiales del PAN, con el eslogan “Anaya Presidente”.

El líder de Acción Nacional es uno de los jóvenes más talentosos que han surgido en la política mexicana en los últimos años: es decente y lo parece. Se oye articulado y también lo es. Pero apostar a un mano a mano con López Obrador en las condiciones que pone el tabasqueño es perder-perder.

Es perder para Anaya y su partido porque Morena y el PAN son dos organizaciones diametralmente diferentes. Opuestas.

López Obrador es dueño de Morena y su palabra es la ley. Él va a ser el candidato presidencial y no tiene que consultarlo con nadie. Es su partido y no necesitan la democracia.

Anaya, en cambio, es el presidente de un partido de raíces profundamente democráticas y tendrá competidores en sus aspiraciones para lograr la candidatura presidencial.

El spot de “Anaya Presidente” va a causar malestar dentro de las filas de su partido porque los otros aspirantes a la candidatura tienen derecho a hablar y a ventilar sus diferencias en público.

¿Qué pensarán Margarita Zavala, Javier Moreno Valle o Josefina Vázquez Mota de los anuncios de “Anaya Presidente” en tiempos que le corresponden al partido?

Además, puestos en la competencia con los de López Obrador, los anuncios de Ricardo Anaya son una gota en el mar comparados con los cientos de miles o millones que lleva de ventaja el político tabasqueño.

Vamos a ver, tal vez el presidente del PAN tenga razón y nos da la sorpresa, pero equivocarse en ese terreno implicaría la ruina para el país.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La impune campaña anticipada de AMLO
Guiños al terrorismo
El problema, presidente, sí es el islam