Opinión

ANÁLISIS. Banxico en pausa; espacio más limitado para recortes


 
Joel Virgen *
 
 
Sin duda, tanto el contexto local como el internacional han apuntado en el último mes hacia un menor espacio para considerar recortes adicionales en la tasa de fondeo por parte de Banxico. La curva de rendimientos parece ya no descontar un escenario similar, mientras que el consenso de analistas comienza a ver debilitada tal perspectiva.
 
Si bien nuestro escenario de Banxico en pausa por el resta del año se ha venido consolidando no se puede obviar el hecho que hasta hace unas cuantas semanas, tanto el consenso de mercado como de analistas descontaban un posible recorte en la tasa de fondeo a materializarse este mismo año.
 
En su momento, interpretamos tal expectativa como la validación de un escenario de mayor fortalecimiento cambiario en el año, lo que habría podido motivar al banco central a actuar ante el riesgo de que las condiciones monetarias locales pudieran apretarse innecesariamente. Esta última razón ya había figurado en la decisión de Banxico de principios de año de recortar en 50pb la tasa de política.
 
En las últimas semanas hemos podido constatar la importancia que los mercados asocian al actual clima de alta liquidez financiera internacional. En específico, tan solo para el caso de México, el nerviosismo respecto a la posibilidad de que la Reserva Federal en EU opte por disminuir el ritmo de expansión de su hoja de balance ha bastado para borrar el rally tanto en la paridad del peso frente al dólar como en tasas de interés gubernamentales de largo plazo acumulado hasta principios de mayo.
 
¿Qué implicaciones debería tener lo anterior para la evaluación macroeconómica y financiera que Banxico presentará este viernes 7 de junio? Recordemos que en su reunión anterior (26 de abril) pudimos leer sobre la desaceleración de la economía local, sus riesgos a la baja asociados y la confianza en la temporalidad del actual repunte inflacionario. Adicionalmente, leímos sobre una apreciación del peso que era puesta en el contexto de una mejoría en los mercados financieros locales. Todo lo anterior nos llevó a concluir que el tono general del comunicado era acomodaticio (más cercano a una opción de relajamiento) aunque matizado por un párrafo de política que prefirió enviar un mensaje de postura neutral de política.
 
Para este viernes 7 de junio, muy probablemente tendremos la confirmación de que la economía ha continuado desacelerándose, que los riesgos sobre ésta continuaron deteriorándose y que la inflación estaría por confirmar el inicio de una tendencia a la baja a partir de las cifras de junio. En contraste con una interpretación acomodaticia, esta vez el comportamiento reciente del tipo de cambio, y la alta incertidumbre que rodea a sus perspectivas para el resto del año, podrían jugar en contrasentido que apuntaría hacia una relajación en las condiciones monetarias). Así, podríamos prever un tono en general más neutro que en el anterior comunicado.
 
¿Todo esto quiere decir que la posibilidad de recortes se ha borrado? No necesariamente, aunque si luce más difícil, sobre todo a la luz de la posibilidad de que la Fed opte por formalizar un menor ritmo de expansión en la compra de activos financieros este mismo año. De hecho, este es nuestro escenario base para septiembre.
 
Adicionalmente, vale la pena también considerar la posibilidad de que prospere una propuesta de reforma fiscal en la segunda mitad del año que pueda tener asociado un efecto inflacionario a considerar para el 2014. Si bien este último factor sería de naturaleza estrictamente temporal, dependiendo de su alcance, éste podría tener asociado riesgos de efectos de segunda ronda que podrían obligar al banco central a adoptar un tono más cauteloso sobre la inflación.
 
Si a lo anterior agregamos la posibilidad de que la Fed suspenda sus compras a principios del 2014, el banco central local posiblemente se encuentre mucho más ocupado en discutir escenarios de normalización de la postura monetaria local que en mantener abierta la posibilidad de recortes en un futuro no muy lejano.  
 
Twitter: @joelvirgen
 
* Subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex.
Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.