Dividir para sobrevivir
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dividir para sobrevivir

COMPARTIR

···
Opinión

Dividir para sobrevivir

04/10/2017
1
 

 

Donald Trump (Reuters)
,

Más allá de las consecuencias en la vida de las víctimas de desastres naturales, atentados terroristas o del crimen organizado, la incapacidad del gobierno de proporcionar una adecuada reacción o de proteger a la población, se traduce en inconformidad social que puede convertirse en violencia social.

Malos gobiernos tradicionalmente enfrentan a la violencia social que surge por malos liderazgos de diferentes formas. Pero los liderazgos muy, muy, muy malos, buscan dividir para sobrevivir.

Esta estrategia parece que es la preferida del presidente Donald Trump. El problema de los malos liderazgos que enfrentan cuestionamientos es que su supervivencia depende de su capacidad de dividir. Ricos vs. pobres. Blancos vs. negros y cafés. Conservadores vs. liberales. Viejos vs. jóvenes. Militares vs. civiles. Intelectuales vs. analfabetas. Empresarios vs. sindicatos. Hombres vs. mujeres.

Donald Trump inició su campaña presidencial usando esta estrategia de 'divide y conquistarás' (utilizando a México como una forma de fortalecer el voto del 'gringo furioso', que permitió que ganara). Pero su incapacidad de gobernar afloró, aun antes de que asumiera la presidencia. Parece que la estrategia de 'divide y vencerás' se convirtió en 'divide y sobrevivirás', y esta es la forma en que el presidente Donald Trump tratará de mantenerse en el poder hasta 2020.

Como comenté en este espacio hace unos meses: “Si no son los indocumentados, son las personas trans que están en las fuerzas armadas, o ataca a la comunidad gay, o a los activistas afroamericanos. Pero obviamente mientras más pueda dividir a la población y atacar la unidad del país, promoviendo violencia, esto ayuda a Trump”.

En las últimas dos semanas, Trump ha dejado en claro que su estrategia de 'divide y sobrevivirás' no tiene límites. Promover enfrentamientos con jugadores de la NFL –la mayoría afroamericanos–; ponerle el sobrenombre little rocket man a Kim Jong-un, líder supremo de Norcorea, y ahora su reacción ante la crisis humanitaria en Puerto Rico –territorio estadounidense– y sus ciudadanos –que también son norteamericanos– que luchan por sobrevivir. Mientras esto ocurre, Trump llega a la isla y cualquiera esperaría que comenzaría con mostrarle apoyo a los habitantes. Pues no. Y no sólo eso, Trump declaró que lo que les ocurrió no se compara con una catástrofe real, como lo fue Katrina: “Miren a los cientos y cientos de personas que murieron (en el huracán) y vean lo que pasó aquí (…). ¿Cuál es su cuenta de muertos? ¿16? ¿17? 16 personas certificadas contra cientos…”. Dejó de lado el hecho de que una isla entera fue devastada, con enormes áreas sin electricidad, comida y agua, y sólo tomó en cuenta que no fue una catástrofe porque no murió mucha gente.

“Ustedes han estado tirando nuestro presupuesto un poco fuera de control, hemos gastado mucho dinero en Puerto Rico”, dijo Trump sobre lo que están costando los esfuerzos de recuperación –como si ese fuera su dinero.

En su cuenta de Twitter, Trump –como siempre– se dedicó a autoglorificarse y autovictimizarse, recalcando siempre que está haciendo un gran trabajo: “¿Ven? Les dije que estaba haciendo un gran trabajo. ¡Todos aquí lo piensan! Las cadenas de fake news trabajan horas extras en Puerto Rico, haciendo su mejor esfuerzo para desmoralizara a nuestros soldados. ¡Vergüenza! Dejando de lado a los fake news en colusión con los demócratas, se está realizando un trabajo sorprendente en Puerto Rico. ¡Gran pueblo!” Y además acusó a la alcaldesa de San Juan de ser nasty.

En medio de la catástrofe, Trump aprovechó para denostar a los medios que lo critican, al calificarlos de injustos y parciales. Dedicó un trofeo de golf a las víctimas del huracán. Y ayer, cuando por fin fue a Puerto Rico, Trump nos regaló su imitación de Santa animador de fiestas, y tenemos imágenes del presidente de Estados Unidos lanzando, frente a una multitud de funcionarios y víctimas del huracán, rollos de papel higiénico, como si fueran premios.

Todos los manuales de liderazgo subrayan que, ante un huracán, actos terroristas, amenazas de guerra, terremotos, explosión de un volcán, masacres o cualquier crisis que amenaza la integridad física de la población, un gobernante debe convencer a la población que tiene control sobre la situación, comunicar un mensaje de unidad y promover una imagen de credibilidad. Los libros de texto asumen que los gobernantes, hasta los malos, ven en estas crisis la oportunidad de fortalecer su capacidad de gobernar. En el caso de Donald Trump, mientras más caos, más tragedias, más división, más confusión, asegura su supervivencia hasta 2020.

,

Opine usted: www.anamariasalazar.com

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
Con los desastres nacen o se destruyen carreras políticas
Se acabó el tiempo
2019, tormenta perfecta

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.