A Kushner lo besó el diablo…
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A Kushner lo besó el diablo…

COMPARTIR

···

A Kushner lo besó el diablo…

28/02/2018
Actualización 28/02/2018 - 14:02

A Jared Kushner lo besó el diablo... bueno, varios diablos, incluyendo el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray. Y es que el yerno y principal asesor y megaconsejero del presidente Donald Trump está enfrentando nuevas filtraciones proporcionadas al periódico The Washington Post, de que hay informes de inteligencia que llegaron al escritorio de H.R. McMaster, consejero de Seguridad Nacional, que señalan que funcionarios de Emiratos Árabes Unidos, China, Israel y México, que sostuvieron reuniones con Jared Kushner, platicaban entre ellos en privado para discutir las maneras en las que podían manipular, tomar ventaja e influir en Kushner.

O sea que representantes de estos países perciben que Kushner es el eslabón más débil de la Casa Blanca, probablemente por su falta de experiencia y soberbia, y que negociar con él, además de garantizar una cercanía con el impredecible Donald Trump, también aseguraba que las 'manipulaciones' extranjeras tuvieran más posibilidades de ser susurradas a los oídos de Trump. (Digo susurrar a los oídos porque todos los reportes indican que el presidente de Estados Unidos no tiene la paciencia para leer los memorándums que le dan sus asesores. Para que me entiendan: Donald Trump no lee.) Y entre los 'diablos' que seguramente 'cacharon' los organismos de inteligencia tratando de 'influir' al débil de Kushner, están representantes del gobierno de México. Si tenemos que ponerle nombre y apellido, yo diría que es el canciller Videgaray.

Recuerdan cuando se anunció que el presidente Enrique Peña Nieto se reuniría con el entonces candidato Donald Trump y todos gritaron: ¿De quién es la ocurrencia? Bueno, se rumoró que el enlace y la coordinación de esta fatídica reunión fue entre Videgaray y Kushner. Confirmando lo que ya sabíamos, cuando se filtraron las transcripciones de la conversación telefónica del 27 de enero del año pasado entre los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump (la cual también llegó al diario Washington Post), salió a relucir el tema de Jared Kushner y su relación con Luis Videgaray, ya que el mismo Trump admitió que “fue sólo por la relación muy buena que Jared Kushner tiene con Luis (Videgaray) que estos dos decidieron reunirse y discutir, pero yo no estaba realmente a favor de esa reunión”. Y como sabemos, la reunión entre los presidentes fue cancelada (aunque hubo una tuitera competencia entre Peña y Trump para convencer quien era el que había cancelado).

De nuevo, ante los rumores de las últimas dos semanas de que se estaba organizando una reunión entre Peña y Trump en la Casa Blanca, todos de nuevo gritamos: ¿Neta, de quién es la ocurrencia? Y otra vez, gracias a filtraciones al Washington Post, sabemos que se canceló una visita del presidente Enrique Peña Nieto a la Casa Blanca debido a que, de nuevo, en una conversación telefónica entre los dos mandatarios, Trump quería anunciar públicamente y en la reunión con Peña, que se construye el muro y que México lo pagaría.

Y ahora se filtra que Kushner tiene una relación especial con varios funcionarios de otros países, incluyendo México. Y eso podría considerarse un beso del diablo, especialmente para el presidente. Recuerden que a Trump le urge, por razones políticas, demostrar que puede golpear a México y a su gobierno. Y ahora se filtra que el yerno es amiguísimo del 'enemigo'.

No es en balde que tanta información sobre el papel de Kushner en la relación con México se haya filtrado; parecería que la burocracia le está enviando un mensaje de que el nepotismo no se acepta y menos cuando tratan de brincarse las trancas diplomáticas. De hecho, el futuro del yerno incómodo es incierto. Enfrenta investigaciones por parte del fiscal especial Robert Muller, que básicamente empuja a los abogados de Kushner a hablar a solas con su suegro, el temible Trump. Esta semana también sufrió un fuerte golpe, porque su veto de seguridad se degrado de top secret a secret, que fue ordenado por el jefe de gabinete y archienemigo de Kushner, el general retirado John Kelly.

Moraleja: En cuestiones diplomáticas, siempre es bueno buscar los mecanismos formales y no los compadres y amigos. Con los resultados que ha tenido Videgaray en mover hacia adelante la relación bilateral, obviamente Kushner no ha sido el mejor interlocutor. Y además está a punto de perder su chamba en la Casa Blanca y posiblemente enfrentar una investigación penal por la interferencia de Rusia en las elecciones y sus vínculos con el gobierno chino.

La pregunta es: ¿Qué necedad de buscar una reunión entre los presidentes cuando, obviamente, sería catastrófico?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.