Opinión

AMLO y la izquierda bananera

 
1
 

 

amlo

El lunes pasado el diario Excélsior tituló en su nota principal: “PRD: erramos, izquierda deber proteger el TLC”. Se leían ahí las declaraciones de políticos como Pablo Gómez y Carlos Navarrete: “cuando nos opusimos al TLC en el siglo pasado no calculamos lo que podría significar esto, y hoy, paradojas de la vida, creo que la izquierda tiene que defender la vigencia del TLC”.

Ayer en entrevista con Carlos Loret, Ana Francisca Vega y Enrique Campos, a pregunta expresa, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador dijo que sí debe existir el Tratado de Libre Comercio.

Que las cabezas de la izquierda en el país carezcan de consistencia en sus principios es algo grave que debería preocupar a sus seguidores. En cualquier parte del mundo, tan sólo con este viraje de postulados sobre el libre comercio, la izquierda habría perdido millones de adeptos. El libre comercio fue etiquetado por ellos como un signo ominoso de lo que llamaron ‘neoliberalismo’. Que hoy lo defiendan debería causar que millones de sus fieles los abandonen.

Pero esto no ocurrirá. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón por la que AMLO defiende ahora el TLCAN —creado por Carlos Salinas—, con la confianza de que no perderá adeptos, a pesar de su incongruencia en TV nacional? La respuesta es sencilla: porque no busca la justicia social, ni la igualdad de las clases. No. Lo que busca, en el fondo, es pura y llanamente el poder. Punto.

La izquierda mexicana es patéticamente bananera. Está llena de comunistas trasnochados de Coyoacán que capturan una causa supuestamente justa, la venden a una masa de electores supuestamente documentada y, luego, cuando llegan al poder, piensan supuestamente que gobiernan. Pero tienen un conocimiento prejuiciado del sistema económico y creen oníricamente que regalando dinero el país prosperará.

AMLO ofrece luchar contra la corrupción para que el país avance. ¿Cómo?

¿Reformando al Poder Judicial? ¿Fortaleciendo las policías? Suele decir que con austeridad y con el ejemplo. Pero esas no son plataformas de gobierno. Asimismo, su política exterior se basará, dijo ayer, en respetar la autodeterminación de los pueblos. Señaló también que convencerá a Donald Trump de colaborar para el desarrollo de Estados Unidos y México. ¿Cómo? No sabemos. Como tampoco sabemos cuál es su política en relación con China, Europa o Rusia.

La izquierda mexicana ya debería desaparecer. Mejor deberían poner puestecitos para vender productos oleicos de pachuli o inciensos de copal. Porque si van a demorar otros 20 años en percatarse de los beneficios de la globalización —como les ocurrió con el TLC—, lo único que harán es polarizar mediocre e injustamente al país durante las siguientes elecciones presidenciales.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Samsung y su futuro estratégico en México
Citibanamex renovará su ‘sistema nervioso’ para 2018
Banxico sí teme por llegada de AMLO en 2018