Opinión

AMLO enferma y “zopilotean’’ liderazgo


 
El infarto sufrido por Andrés Manuel López Obrador podrá tener dos efectos inmediatos: menguar el ánimo de los opositores a la reforma energética o, en su defecto, exacerbarlos “en su honor’’.
 
 
El infarto del tabasqueño no estaba en el guión de la reforma energética e invariablemente modificará no el debate ni el dictamen, que a partir de hoy se cocinarán –y no al vapor– sino las estrategias de los opositores que desde ayer comenzaron a disputarse el liderazgo de la protesta.
 
López Obrador no estará encabezando el bloqueo al Senado, como había prometido el domingo pasado, y la pregunta ahora es ¿quién encabezará el movimiento?
 
 
Porque se pudiera suponer que Cuauhtémoc Cárdenas, el gurú del nacionalismo petrolero al precio que sea, tendría la obligación de estar en lugar del ex jefe de gobierno, pero no lo hará.
 
 
Ni siquiera se ve que el hijo de López Obrador, de igual nombre, que utilizó el foro en el que se hablaría del estado de salud de su padre para hacer propaganda política –lo que incluso incomodó algunos dirigentes de Morena–; los zapatos le quedan gigantes.
 
 
Vamos, no se ve ni al presidente formal de Morena, Martí Batres Guadarrama, encabezar el movimiento.
 
Quien pudiera hacerlo, no sólo por su cercanía con el tabasqueño sino porque amigos y enemigos le reconocen inteligencia y dotes de tribuno, es el zacatecano Ricardo Monreal Ávila.
 
 
La pregunta es si Monreal querrá mantenerse en el plantón a partir de hoy y probablemente hasta el sábado para tratar de evitar la aprobación de la reforma energética.
 
 
“Zopilotear’’ políticamente a López Obrador no es lo más correcto, pero lo ocurrido después de su problema de salud dejó en claro que Morena es él.
 
 
No tiene cuadros que le llenen los zapatos, lo cual no puede ser, en este momento, una buena noticia para la izquierda nacional, o lo que queda de ella.
 
****
 
 
El Senado aprobó ayer, como se esperaba, la reforma político-electoral, que pasará este día a la Cámara de Diputados.
 
 
Los diputados no tendrán mayor problema para aprobarla en sus términos; ese fue el acuerdo para evitar que el documento regrese al Senado y se pierda tiempo.
 
 
Sus observaciones fueron incluidas, por lo tanto se espera que no haya modificaciones y que la reforma se apruebe mañana jueves.
 
 
Por lo pronto, a partir de hoy, la discusión de la madre de todas las reformas, la energética.
 
 
****
 
 
Son ya casi tres meses desde que el Instituto Federal de Telecomunicaciones asumió funciones, y aún no hay un pronunciamiento claro y contundente por parte de los siete comisionados que lo integran, sobre cuáles son las empresas preponderantes en el sector.
 
 
Pareciera que los comisionados son los únicos en el país que saben sus nombres y apellidos.
 
 
Por lo visto, al IFT no le corre prisa y pretende agotar los 180 días que tiene como plazo para declarar a los agentes preponderantes, permitiéndoles así operar sus acciones en la BMV con el menor costo posible.
 
 
Y se quiera o no, es un favor indirecto para esos agentes dominantes.
 
¿A poco sí?
 
****
 
 
El gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, informó que el proyecto de presupuesto de la administración pública veracruzana, que analiza el congreso estatal, privilegiará el desarrollo social, al que se asignará 76.6 por ciento; a las actividades gubernamentales se aplicará el 15 por ciento y el 4.2 por ciento para desarrollo económico.
 
 
La idea es, dijo Duarte, continuar atendiendo a la población que padece condiciones de pobreza para abatir el rezago social.
 
 
A ver.