Opinión

AMLO en acción

 
1
 

 

AMLO llega a la presidencia… de Morena

Se nos había olvidado. Pasan los años y cualquier persona archiva los datos o la información que marcó una etapa, definió a un personaje, estableció agenda.

Andrés Manuel está “calentando motores” y recordando al país entero su estilo, su forma de hacer política, su habilidad para colocarse en los encabezados y ser referente constante en temas y discusiones. Una vez más, reaparece aquél miedo y preocupación de ¿y si gana Andrés Manuel? ¿Y sí tendrá para ganar?

En los últimos 7 días han aparecido en la prensa nacional, en sitios de Internet y plataformas digitales de información, artículos y columnas que analizan “el miedo” a AMLO de ¿Beltrones?, de ¿Anaya? y de otros más.

Se “coló” inexplicablemente al tema del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, incluso bajo el conocimiento –es un hombre informado– de que técnicamente es inviable su propuesta de utilizar la Base de Santa Lucía y conservar el actual aeropuerto con sus dos terminales. Lo explicaron los expertos: inviable por el hub de concentración de vuelos en una sola terminal que conecte nacionales con internacionales, que reduzca tiempos perdidos de movilidad, que realice convergencias económicas de carga, de negocio, de impulso económico. Además, las rutas aéreas de aproximación, la incapacidad de Santa Lucía para crecer, etc.

Pero López Obrador no repara en esos argumentos por que el propósito de fondo, no es tener razón, sino construir percepción ante la ciudadanía: “es un proyecto de 160 mil millones de pesos, yo propongo uno de 60 mil y nos ahorramos 100 mil millones”. A su público, a sus seguidores electorales, a su círculo de voto duro y garantizado, es como miel a los oídos. Andrés Manuel ahorrando, Andrés Manuel pensando en los más necesitados, en los pobres, en el despilfarro y la corrupción de los gobiernos del PRI y del PAN, de la “mafia del poder”. Aunque sean falsos o maniqueos los argumentos, porque dos aeropuertos en esta ciudad con los problemas de transporte y movilidad hacen de su propuesta una falacia, él la impulsa, la defiende y le hace creer a ese público, que tiene razón, que es el poseedor de la verdad.

Unos días después, Manlio Fabio Beltrones, presidente del PRI, preocupado por la descomunal ventaja en exposición mediática que Andrés Manuel ejerce con habilidad, en legal aprovechamiento de una ley electoral torpe, cerrada, encadenada, lanza la ofensiva con una iniciativa –aún inexistente– para restringir la presencia del tabasqueño en medios. Oro molido para AMLO cuya tendencia eficiente a la victimización ha demostrado valiosa rentabilidad política en el pasado.

Ser, aparecer, proyectar la apariencia de que es una víctima del sistema, del aparato, de la misma mafia, fortalece la percepción pública de que lo bloquean, le impiden el paso, obstaculizan su camino triunfal.

Manlio olvida que a los mexicanos, la solidaridad con los vencidos, con los derrotados, nos viene desde la Colonia como complejo cultural.

Pero la semana no ha terminado y de paso, porque no, Andrés arremete contra Margarita Zavala al llamarla “extensión de su marido”, el regreso de Calderón en la figura de su esposa. Aparece, acalorado, el adalid de la defensa de género Ricardo Anaya y se sube al ring listo para responder a los rounds de sombra que el experimentado tabasqueño aún esgrime. La propia Margarita aparece en radio para defenderse y responder a AMLO.

Para más presencia mediática, su campaña de desobediencia civil en Tabasco con las 20 camionetas para reconectar servicio de energía eléctrica a aquellos hogares sancionados por la CFE por falta de pago.

Un resbalón ahí, leve, ligero –le ganó el corazón y no la experiencia ni el duro aprendizaje de los años– cuando dijo que se conectaban por que él decía y si no, personalmente desconectaría la Quinta Grijalva, casa de gobierno de Arturo Núñez. La sombra del inolvidable “al diablo con las instituciones” lo obligó a rectificar al día siguiente al afirmar que lo correcto era establecer acuerdos con la CFE a tarifas justas y correctas.

Recuperó la sensatez después del apasionado ferrocarril populista.

Resultados: todos exitosos. Los temas del día en los diarios, primeras planas, mesas de análisis y debate. Todo en torno a Andrés Manuel en un periodo de 15 días. Astuto, hábil, dominador del mecanismo mediático, López Obrador es sin duda el protagonista de una adelantada carrera hacia el 2018. Ya se ven varios desesperados porque sienten que se les va.

Twitter:@LKourchenko

También te puede interesar:

Macri y lo que sigue

Francia, el terror

Desatinos y desproporciones