Opinión

Amenazas sobre Videgaray

Son tan poderosos quienes controlan la red de complicidades y mafias que existe alrededor de la importación de vehículos de desecho de Estados Unidos a México, que quienes viven de cerca el tema afirman que las resoluciones de jueces que otorgan amparos que favorecen ese irregular negocio incluyen amenazas específicas al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para separarle del cargo en caso de no permitir, a través de las aduanas, la importación constante de tales vehículos.

Pero todo indica que podría haber luz al final del túnel para esta industria, toda vez que, como reveló el diario Reforma esta semana, los poderes Ejecutivo y Judicial investigan a esa red de complicidades que incluye jueces, personal de aduanas y cientos de individuos corruptos que hacen que a México ingresen más de 650 mil autos del desecho estadounidense al año.

De acuerdo a Guillermo Rosales, de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), los empresarios del sector están a la espera de una quinta resolución que estaría por ser dictada en la Suprema Corte de Justicia, y que iría en contra de los famosos amparos que han permitido la importación de tanto auto “chocolate” al país. De ocurrir se sentaría jurisprudencia, y podría pensarse finalmente en el desmantelamiento de tan millonario negocio.

Es un drama inverosímil lo que se vive en este sector. La contracción de 0.3 por ciento acumulada a junio en cuanto a ventas de autos y vehículos ligeros debería haber encendido los focos rojos en todos los niveles de gobierno. Hay individuos millonarios derivados de la importación de vehículos que, como dice Rosales, fueron considerados “pérdida total” por los siniestros en los que se vieron involucrados en Estados Unidos. No obstante, aquí se permite su importación.

Es probable que la Suprema Corte esté ponderando la (in)conveniencia de que un juez involucrado en este caso termine en la cárcel. Eso sí que no lo hemos visto en México; y éste podría ser un episodio aleccionador para que jueces corruptos escarmienten lo que podría ocurrirles si siguen violentando las leyes mal utilizando el juicio de amparo y las suspensiones. Por lo menos parece que hay avance, porque al juez Daniel José González Vargas ya lo están aislando.

El Poder Ejecutivo y el SAT en particular no deberían esperar a que transcurra el largo verano del Poder Judicial para, al menos, instrumentar ahora estrategias de aletargamiento para que los importadores de estos autos sufran algo. Porque de poco sirve que hayamos fabricado un millón 597 mil autos en el primer semestre y hayamos superado a Brasil, si el mercado doméstico se contrae como resultado, única y exclusivamente, de la corrupción.

Twitter: @SOYCarlosMota​