Opinión

Amenaza paro magisterial 'indefinido' a 5 estados


 
La semana que inicia será de intensos cabildeos de la Secretaría de Gobernación y de la Educación Pública para evitar que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) lleve a cabo un paro 'nacional' indefinido en contra de la reforma educativa.
 
Será el próximo jueves cuando los dirigentes de las secciones disidentes del sindicato magisterial -Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Michoacán y el DF- decidan si anuncian el paro que dejaría sin clases a varios millones de alumnos de nivel básico.
 
El paro tiene por objeto echar abajo la reforma educativa que ya fue promulgada y que se encuentra a la espera de la redacción de su ley reglamentaria.
 
La concreción del paro en las 5 entidades arriba señaladas depende en buena medida de lo que ocurra en Guerrero y Oaxaca, cuyos gobernadores, Ángel Heladio Aguirre Rivero y Gabino Cué Monteagudo, sostendrán hoy 1 de abril reuniones con las dirigencias magisteriales.
 
Aguirre Rivero será visitado por 'los maestros' que quieren que el gobernador presione al Congreso local para que dictaminen y voten a favor la iniciativa de reforma educativa "estatal", cuyo eje se centra en la creación de un Instituto de Evaluación local en el que participarán los propios maestros.
 
Es decir, contrario a lo que establece la reforma educativa aprobada por el Congreso, que los profesores serán evaluados por un organismo autónomo para determinar su permanencia en las aulas, en Guerrero se pretende que sean los propios 'profesores' quienes se autoevalúen.
 
El gobernador sabe -porque lo sabe, ¿o no?- que ninguna norma local puede estar por encima de la Constitución y que, aun cuando el Congreso del estado avale la reforma propuesta por la disidencia, no tendría efecto.
 
Eso sí, complicaría la aplicación de la evaluación federal porque entonces la Federación, o el Congreso, tendrían que interponer un recurso de inconstitucionalidad ante la Corte en contra de la ley de educación de Guerrero.
 
Lo mismo sucede en Oaxaca
 
La pregunta, sin embargo, que toooodooooo el país se hace, es qué hará el gobierno de Enrique Peña Nieto para atender el problema toda vez que se ya se vio que los gobiernos locales están rebasados, secuestrados por las marchas, plantones y todo tipo de chantajes de la CNTE.
 
La ciudadanía está cansada de ver cómo la disidencia magisterial ha pasado sobre los derechos de todo un estado en busca de mantener sus prebendas.
 
¿Qué pues hará Peña, o Miguel Osorio, o Emilio Chuayffet con el paro que viene?
 
Miranda Nava: ¿Osorio sabía?
 
Por cierto, durante las negociaciones del gobierno de Guerrero con la disidencia magisterial ha estado presente el subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, por lo que la pregunta es si los 'acuerdos' tomados fueron avalados por la dependencia que encabeza Miguel Osorio Chong.
 
Pues, si bien es cierto que estos 'acuerdos' facilitaron que los vacacionistas pasaran la Semana Mayor sin sobresaltos en Guerrero, también es cierto que ponen contra la pared la reforma educativa recientemente promulgada por el presidente Peña.
 
Mmmmm...
 
De salida
 
Luego de casi 3 años de discusión en el Congreso, el presidente Peña promulgará hoy la Ley de Amparo, aprobada hace 2 semanas por diputados y senadores.
 
El acto será en el revitalizado Palacio Nacional, olvidado por las administraciones de Fox y Calderón. En el PRI y en el PRD se preguntan qué quiso decir Juan Molinar Horcasitas, vocero del PAN, con eso de que el Pacto por México 'está en su etapa crítica'. ¿A poco ya le está dando los santos óleos?