Opinión

Amenaza comunicacional

   
1
   

    

Efectos para tu salud por usar tu celular antes de dormir

Es posible que usted conozca la historia, la narra Platón en su diálogo llamado Fedro. Sócrates habla de Teut, un dios egipcio que había inventado los números, la geometría, la astronomía, el ajedrez y la escritura, entre otras cosas. El rey de esas tierras era Tamus, frente al que se presentó Teut a mostrarle sus inventos. Tamus aprobaba o no cada uno de ellos para que fuesen difundidos entre los egipcios, y para ello le preguntaba a Teut acerca de su utilidad.

Cuando llegaron a la escritura dijo Teut: ¡Oh rey! Esta invención hará a los egipcios más sabios y servirá a su memoria; he descubierto un remedio contra la dificultad de aprender y retener. Ingenioso Teut
–respondió el rey–, el genio que inventa las artes no está en el mismo caso que el sabio que aprecia las ventajas y las desventajas que deben resultar de su aplicación. Padre de la escritura y entusiasmado con tu invención, le atribuyes todo lo contrario de sus efectos verdaderos. Ella sólo producirá el olvido en las almas de los que la conozcan, haciéndoles despreciar la memoria; confiados en este auxilio extraño abandonarán a caracteres materiales el cuidado de conservar los recuerdos, cuyo rastro habrá perdido su espíritu. Tú no has encontrado un medio de cultivar la memoria, sino de despertar reminiscencias; y das a tus discípulos la sombra de la ciencia y no la ciencia misma. Porque, cuando vean que pueden aprender muchas cosas sin maestros, se tendrán ya por sabios, y no serán más que ignorantes, en su mayor parte, y falsos sabios insoportables en el comercio de la vida.” (Traducción de Patricio Azcárate, disponible en e-torredebabel.com).

Sócrates, recuerda usted, no escribió nada, fue Platón el que lo hizo. Pero dos mil años después, la escritura aún no había ganado prestigio suficiente, y en los siglos XIII y XIV los estudios universitarios seguían centrados en la oralidad. En parte, sin duda, porque el alto precio del papel y los pergaminos impedían explotar la escritura, pero también se trataba de la idea de que la escritura, más que ayudar al intelecto, lo hacía flojo. Por cierto, este diálogo de Platón sólo fue conocido en Europa en el siglo XV, con la gran traducción de Ficino.

La aparición de la imprenta, justo en ese momento, tampoco fue recibida con gran emoción. Es cierto que hacía accesible una cantidad de información antes inimaginable, pero los contemporáneos se quejan de la calidad de los impresos, y del grave riesgo de que un error podía multiplicarse como no ocurría con las copias escritas. Para evitar que la imprenta dañara a la comunidad, muy pronto la Iglesia construye su índice de libros prohibidos.

El siguiente gran cambio es la aparición de los medios masivos. Hasta el día de hoy, la televisión sigue siendo llamada la 'caja idiota' por muchos, que creen que su uso hace inútiles a las personas. Ahora, en la quinta transformación comunicacional de la humanidad, se acusa de lo mismo a las redes sociales.

La forma en que nos comunicamos indudablemente impacta la forma en que pensamos, y por lo mismo cómo nos organizamos. Quienes presencian los cambios, especialmente cuando son mayores, consideran perniciosa la novedad. Los lectores afirmaron por décadas que el libro siempre supera a la película, y ahora nos dicen que sentir el impreso es incomparable con un libro electrónico. Los ratones de biblioteca descalifican a los cinéfilos, y éstos a los millennials pegados a su dispositivo. Y no faltará quien nos recuerde que “la música viva siempre es mejor”.

Porque con las viejas formas comunicacionales también se va el mundo conocido. Y eso, eso es lo que preocupa a los mayores.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Rumbo al pasado
Se acaba el TLCAN
A fondo, cero