Opinión

Alza de Banxico: Cinco preguntas y sus probables respuestas

 
1
 

 

banxico

En efecto, Banxico elevó la tasa de referencia la semana pasada. No obstante, no lo hizo en la magnitud que yo suponía (75 puntos base) ni, de manera asociada, tuvo el impacto de mercado que yo anticipaba. Dedico esta columna a un ejercicio de análisis de tal acción a través de cinco preguntas y mi propuesta de respuesta en adelanto a lo que quizá podremos ver próximamente en las minutas de la reunión de Banxico tras la que decidió elevar la tasa de fondeo en 50 pb.

¿Qué resultó conforme a lo que yo esperaba?

Primero, Banxico reconoció un deterioro en el balance de riesgos para la inflación, refrendando su preocupación por la posibilidad de que la moneda nacional experimente depreciaciones adicionales y que ello afecte el comportamiento y las expectativas inflacionarias. Segundo, reconoció un aumento importante en la volatilidad financiera a nivel internacional. A este respecto, se destacó una significativa depreciación de nuestra moneda frente al dólar –siendo más pronunciada respecto a la mostrada por otras divisas emergentes, un empinamiento de la curva de rendimientos y un ensanchamiento de diferenciales de riesgo.

¿Qué no resultó respecto a mi expectativa?

Claramente que el incremento en la tasa de fondeo fue del orden de 50 puntos base (pb), similar a las acciones sorpresivas de febrero y junio, y no de 75 puntos base. A pesar de estar fuera de consenso, tenía convicción en que se necesitaba de un incremento superior a 50 puntos base para enviar una señal lo suficientemente fuerte al mercado como para “romper correlaciones” perversas (e.g. con preferencias electorales en Estados Unidos) y tener una reacción de mercado que pudiera corregir el sesgo de mayor afectación del peso respecto a otras monedas emergentes.

¿Cómo reaccionaron los mercados financieros después de la decisión?

Como ya ha sido ampliamente mencionado, la reacción tanto en tipo de cambio como en tasas de interés fue marginal durante la sesión del 29 de septiembre tanto en términos absolutos como en el comparativo con otros valores de referencia. Lo anterior no habría sido un escenario sorpresivo dado que tanto el consenso de analistas como la expectativa implícita en el mercado de renta fija ya descontaban casi en su totalidad un incremento de 50 pb. Más aún, a partir de tal fecha el peso ha mostrado una recuperación, ubicándose entre las cinco monedas emergentes con mayores ganancias, aunque flanqueada por otras monedas emergentes y en un contexto de recuperación en los precios del petróleo –factor que suele relajar las tensiones en más de un mercado.

¿Qué pudo haber determinado el tamaño de la acción por parte de Banxico?

Creo que pudo tratarse de tres razones para no ser mucho más agresivos que 50 pb. Primero, en las dos sesiones previas a la publicación de la decisión de política monetaria el peso observó una recuperación de 2.6 por ciento en un contexto de recuperación en el precio del petróleo a nivel internacional y de un ensanchamiento en las preferencias electorales a favor de Clinton tras el debate del día 26 de septiembre.

Segundo, la posibilidad de que escenarios extremos pudieron haber sido considerados y llevado a optar por un 'justo medio'. Es decir, si por un lado hubiera sido considerado que la debilidad cambiaria podría acompañarnos por varias semanas o meses más, creando la necesidad de ser más gradual o paciente y por otro que era necesario actuar decididamente para acotar riesgos inflacionarios y encarecer la utilización del peso como un vehículo de 'cobertura', la alternativa media pudo haber predominado.

Tercero, que la acción de Banxico sólo sea un elemento en un 'combo' de opciones de política y que en las siguientes semanas, si así lo justifican las condiciones de mercado, pudiéramos ver acciones de otra índole por parte de las autoridades. Una posibilidad es la opción de intervenciones cambiarias directas y discrecionales y/o nuevos e innovadores esquemas de intervención o utilización de reservas.

¿Qué podríamos esperar hacia adelante?

Creo que podemos esperar una postura vigilante por parte de Banxico e incrementar la probabilidad de acciones por parte de la Comisión de Cambios si las condiciones de mercado así lo ameritan, sólo que esta vez creo que sería más factible un perfil discrecional y hasta 'original'.

Dicho lo anterior, Banxico fue claro en lo que espera hacia adelante: “persiste el riesgo de que la volatilidad en los mercados financieros internacionales y nacionales se recrudezca. Esto, sobre todo si se agudiza el nerviosismo derivado de las posibles consecuencias del proceso electoral en Estados Unidos, cuyas implicaciones para México podrían ser particularmente importantes. A este ambiente también contribuirían las medidas de normalización de la postura monetaria que se espera que la Reserva Federal adopte durante el resto del año y meses subsecuentes, así como la posibilidad de caídas adicionales en los precios del petróleo”.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Parece inminente el alza de 75 puntos base por parte del Banxico
El peso, Trump y los otros
¿Es inminente un alza de Banxico este mes?