Opinión

Parece inminente el alza de 75 puntos base por parte del Banxico

 
1
 

 

[Cuartoscuro]  Hace más de un mes (8 de marzo), Banxico optó por recortar en 50pb la tasa de referencia. 

Espero un incremento de 75 puntos base este mismo jueves. Hace un par de semanas reconocía que la probabilidad de un alza en la tasa de fondeo por parte de Banxico se había elevado sustancialmente. No obstante, no veía tal decisión como inminente. El desempeño del mercado cambiario parece haber inclinado la balanza sensiblemente.

Aquí las principales tres razones que sustentarían tal acción.

Primero, se han exacerbado los riesgos inflacionarios como consecuencia de una mayor depreciación cambiaria. El pasado 30 de junio Banxico optó por incrementar sorpresivamente la tasa de fondeo en 50 puntos base con la intención de “evitar que la depreciación de la moneda nacional observada durante los últimos meses y los ajustes de algunos precios relativos se traduzcan en un desanclaje de las expectativas de inflación en nuestro país”. Tras dicha acción, Banxico mencionó que el balance de riesgos para la inflación se consideraba neutral.

Sin embargo, desde esa acción a la fecha, el peso mexicano ha acumulado un significativo 9.0 por ciento de depreciación frente al dólar, razón por la cual intuyo que el balance de riesgos se ha desequilibrado nuevamente en favor de presiones inflacionarias.

Segundo, el mercado cambiario muestra síntomas de ciertas presiones que en el pasado han detonado acciones por parte de las autoridades monetaria y cambiaria. En específico, la reciente depreciación del peso se ha presentado de manera acelerada, acumulando una depreciación anual de 17 por ciento (similar a la previa al 30 de junio) y con claro sesgo negativo para el peso en relación con otras monedas emergentes (underperformance) en su cotización frente al dólar.

Aún más, en términos de funcionamiento del mercado cambiario, creo que resulta preocupante los altos niveles de diferencial ask-bid (proxy de liquidez) con los que ha operado el último mes, casi 50 por ciento superiores en promedio al mes previo a las acciones de Banxico del 17 de febrero y el 30 de junio. Más aún, los niveles de volatilidad implícita (contratos a un mes) son ya superiores a los previos al 17 de febrero y similares a los anteriores al alza de junio.

Tercero, considero que la significativa alza en los rendimientos gubernamentales de largo plazo podría estar reflejando un ensanchamiento en las primas plazo, lo cual podría significar un factor de riesgo para la estabilidad de los mercados locales y hacer deseable una acción por parte de las autoridades. En este caso, un incremento significativo en la tasa de política monetaria podría promover la compresión de dicho diferencial, tal como lo hizo tras la acción sorpresiva de junio.

Así, la acción tendría una doble lógica, la de acotar los riesgos inflacionarios por un lado y promover el funcionamiento ordenado de los mercados cambiario y de renta fija. Desde luego, es sustancial reconocer que el resultado del primer debate en la contienda presidencial de Estados Unidos es importante para la dinámica cambiaria, misma que se ha ligado en buena medida a la de preferencias Clinton vs. Trump. Al momento de escribir estas líneas dicho evento no había tomado lugar. No obstante, mi expectativa es que el debate no resulte en un ganador contundente, sobre todo en el caso de Clinton.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
El peso, Trump y los otros
¿Es inminente un alza de Banxico este mes?
Actividad económica, ¿hacia dónde vamos?