Opinión

Alianzas miden fuerzas en el Congreso

1
  

   

Diputados

Iniciaron los trabajos de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión. Entre desencuentros, senadores y diputados se hicieron invitaciones y exhortos para alcanzar mejores resultados y urgieron la realización de uno o varios periodos extraordinarios que permitan atender los rezagos. Están conscientes que en la opinión de diversos sectores de población existe la percepción de que en su tarea legislativa siguen debiendo la atención a temas como el de la inseguridad, mariguana y anticorrupción, lo saben, y con esa idea se presentaron a sus tareas en este periodo de receso.

Todos coinciden y comulgan con la necesidad de impulsar un periodo extraordinario para sacar esos y otros asuntos que en su visión hacen falta por legislar, quieren llegar a acuerdos pero de entrada los disensos dominan el escenario.

En proporción de mitad y mitad, las alianzas legislativas parecen medir fuerzas; PRI, PVEM, PANAL y PES proponen un extraordinario en la primera quincena de julio, pero en contraparte PAN y PRD hablan de que esa sesión tiene que ser antes del 28 de mayo, ya que en la Constitución cuenta con un artículo transitorio que señala que las leyes reglamentarias del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) deben estar listas a más tardar en esa fecha. Bueno, hasta hubo quien se rasgó las vestiduras al apreciar que en este tema el Congreso de la Unión “debe ofrecer disculpas a los mexicanos por no sacar –hasta el momento– el SNA”.

También se menciona un extraordinario para atender un solo tema, el relacionado con la llamada Chapodiputada, Lucero Sánchez López, donde al aparecer la Sección Instructora que lleva el caso está por emitir el dictamen al respecto, todo indica que lo que sigue es el proceso de desafuero de la legisladora local de Sinaloa, lo que daría paso a que las autoridades correspondientes la pudieran enjuiciar penalmente por su posible relación y colusión con el grupo del crimen organizado que encabeza el narcotraficante Joaquín Archivaldo Guzmán Loera.

Entonces, la sesión extraordinaria parece más factible en la Cámara de Diputados por el lado del proceso de desafuero a la diputada sinaloense, pero en cuanto a los temas de la agenda nacional la fecha parece imposible, más por cuestiones de tipo político-electoral que por visiones de Estado.

De entrada, legisladores del Partido Acción Nacional lanzan un exhorto a sus pares: “ya basta de echar culpas, es hora de trabajar”, pero al mismo tiempo lanzan acusaciones contra la bancada de que en ambas cámaras son mayoría, contra el PRI y sus aliados. Al referirse a los procesos electorales, específicamente en Veracruz, dicen que “son lo más rancio y lo más corrupto” y con ese ánimo electoral señalan que el gobernador, Javier Duarte, ha tenido una gestión pésima, que ha sido violador de los derechos humanos y que ha endeudado al estado. Así, acusaciones sin mayores pruebas y sin otros argumentos más que sus simpatías por el candidato azul.

Por su parte, el vicecoordinador del grupo parlamentario del PRI, Jorge Ramírez Marín, ha señalado que quienes no quisieron que las leyes secundarias del SNA no transitaran fueron los de Acción Nacional, “ya que el interés del PAN y PRD es que no hubieran acuerdos para acusar al PRI, lo indignante es que dejan a la sociedad sin sistema de justicia completo” y agregó que existían todas las posibilidades de hacerlo, si hubieran renunciado a su postura de compromiso electoral.

Por otro lado, acusó al PAN de hacer propaganda política con la llamada ley de 3 de 3 en lugar de construir los acuerdos necesarios para aprobar el sistema anticorrupción. Y agregó que en este tema no hay nada oculto, ya que su partido lo único que pide es que el análisis sea más exhaustivo y se revise con mayor detenimiento la propuesta ciudadana, ya que el detalle está en que esta normativa pretende alcanzar a particulares que tengan relación con políticos.

Son este tipo de intercambios de mensajes los que precisamente han contaminado la relación entre pares y por ende han obstaculizado o retrasado el trabajo de los temas urgentes en la agenda legislativa, pero por lo pronto en la Permanente se abordaron asuntos como la explosión en el complejo petroquímico Pajaritos, donde se piden sanciones severas para los dueños; la contaminación en la Megalópolis y se exhorta a las autoridades involucradas a tomar medidas de Estado y de manera integral; hasta hubo alertas por la candidatura de Donald Trump a la silla presidencial estadounidense, de quien el panista Marko Cortés dijo que “existe un parecido con Andrés Manuel López Obrador, ya que es un político populista que divide y siembra odios”.

En las propuestas para esta etapa del parlamento mexicano se habla de retomar temas como la mejora al salario mínimo, tortura y desaparición forzada, y otros que solamente tendrán la oportunidad en el marco legislativo si senadores y diputados no insisten en seguir midiendo fuerzas en el terreno político-electoral.