Opinión

Alfredo, Delfina y Josefina: el trío demagógico

 
1
 

 

Alfredo del Mazo Maza

Estado de México es laboratorio electoral, dicen. Pues ahí se está construyendo el Frankenstein de la demagogia. No es una campaña electoral, sino una subasta entre los tres punteros para ver quién ofrece más dinero (no el suyo, por supuesto). Dos Reinas Magas y un Rey Mago que no dicen cómo financiarán semejante largueza.

Empleos y salarios abundarán, gobierne quien gobierne. Alfredo pagará un salario a las amas de casa (el “salario rosa”). Josefina no llega a eso, pero brinca una generación: apoyo económico para los abuelos que cuidan nietos mientras los hijos trabajan. Josefina además ofrece que será una gobernadora tan eficaz que se crearán 10 mil empleos al mes.

Además, “bien pagados y cerca de ti”. El priista también los ofrece cerca, pero además que habrá empleos en casa. Delfina se comprometió a que habrá trabajo para los egresados universitarios.

Con respecto a la educación superior, los tres están desatados. Del Mazo ofrece 10 nuevas universidades en el estado. Defina cuadruplicó la oferta, pues ofreció 40. Josefina no da número específico, pero también promete más universidades (y bachilleratos). Becas, ese necesario complemento, ofrecen en abundancia los tres, para estudios y también transporte. Del Mazo y Delfina apoyan que los estudiantes se vayan al extranjero (el priista ofrece triplicar el número). Allende las fronteras, Josefina propone giras internacionales para los artesanos mexiquenses.

La panista, además, ataca enérgica por los dos lados del balance público: recortar impuestos aparte de subirle al gasto. Su gobierno pagará el IMSS e Infonavit de todos aquellos que registren formalmente a su ayuda doméstica. Los primeros dos años de contrato de mujeres menores de 35 años pagarán sólo la mitad de los impuestos locales.

También reducirá los impuestos para atraer a empresas de otros estados. Esto aparte de abundantes apoyos a empresas y emprendedores. El Instituto del Emprendedor tendrá el triple de presupuesto, aparte de que todo primer empleo será subsidiado.

Entre otros ofrecimientos que reflejan la abundancia, o al menos que prometer sólo empobrece a los contribuyentes, Delfina ofrece duplicar las pensiones para los adultos mayores, con Del Mazo planteando abundantes subsidios para el campo. En la seguridad pública coinciden los tres candidatos: la entidad será de las más seguras del país, con dinero a raudales para los aparatos de seguridad y justicia. En el transporte, el priista y Josefina prometen cámaras en el transporte público.

¿De dónde saldrán los abundantes recursos que se necesitan? Simple, ofrecen la morenista y la panista: eliminando la corrupción. Del Mazo, peculiarmente considerando quiénes han gobernado el estado por décadas, todos del PRI, propone “combate a la corrupción y la impunidad”.

Si Estado de México es el laboratorio electoral de 2018, es claro lo que viene un impresionante concurso en demagogia.

Twitter: @econokafka

También te puede interesar:
EPN, demoledor de instituciones
Demagogia migrante… en México
AMLO tiene razón: regresar al pasado