Opinión

Alex Zanardi, un hombre que inspira

 
1
 

 

Alex Zanardi. (www.sportskeeda.com)

Hay personajes que inspiran y que son un ejemplo a seguir, personajes que lograron superar sus limitaciones físicas para dar una gran aportación a la humanidad.

Dejemos hablar a la historia.

Quien no recuerda a Stephen Hawking, probablemente uno de los triunfadores con discapacidad más conocidos del mundo. Él es un físico – matemático de renombre internacional que padece una enfermedad neurodegenerativa. A los 35 años fue el primer profesor de Cambridge de Física Gravitacional y recibió el Premio “Profesor Lucasiano” de Matemáticas, entre muchas otras cosas.

Albert Einstein, el famoso matemático y físico, quien tenía problemas de aprendizaje y no habló hasta que tenía tres años de edad. Este reconocido genio encontró que las matemáticas y la escritura eran algo muy difícil para él en la escuela, pero se convirtió en uno de los científicos más conocidos de todos los tiempos al ganar el Premio Nobel de Física en 1921.

Franklin Delano Roosevelt, quien fue el 32avo Presidente de los Estados Unidos. Roosevelt contrajo polio en 1921, enfermedad que lo dejó paralizado de la cintura para abajo. Negándose a aceptar su parálisis trató diferentes terapias y métodos para tratar de caminar y pudo caminar distancias cortas utilizando apoyos y un bastón. Su gran liderazgo político hizo que Estados Unidos ganara y saliera fortalecido de la Segunda Guerra Mundial, listo para tomar el liderazgo del planeta.

La lista podría ser larga, muy larga, pero ahora quiero referirme a un personaje desconocido para la mayor parte de la gente, Alex Zanardi, el italiano que ganó la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, en el ciclismo de pelotón, el mismo día, 15 de septiembre, en que hace 15 años sufrió un grave accidente en el que perdió sus dos piernas y estuvo a punto de morir.

"Me siento muy afortunado, siento que mi vida es un privilegio que nunca se acaba", expresó Zanardi tras la prueba.

"Donde hoy está el estadio Olímpico, en esa tierra solía haber un circuito de Indy Car, popularmente conocido como el autódromo de Jacarepaguá, que fue en el que logré mi primera “pole position”. Para un romántico como yo eso es algo muy especial… se convirtió en la gran oportunidad de mi vida”.

Zanardi era uno de los pilotos más populares del automovilismo estadounidense al ganar dos títulos (1997-1998) y patentar su celebración al final de cada victoria con un donut sobre el asfalto.

Tras un regreso fallido a la F1, el piloto italiano volvió a la Indy Car en 2001 y sufrió el accidente en donde perdió sus dos piernas.

"En aquel momento me preguntaron si iba a regresar alguna vez a un auto de carreras, pero lo que era más importante para mí era poder ir al baño para hacer pipí por mí mismo, pero eso no lo podía hacer".

"Cuando te encuentras en ciertas situaciones tienes que identificar dónde quieres ir y concentrarte en lo que puedes lograr ese día. Sea que se trate de algo pequeño o de algo grande, paso a paso, puedes hacer que la cosas pasen", dijo.

A sus 49 años, Zanardi logró subir a lo más alto de un podio, escalón al que no pudo llegar un día como hoy hace 15 años.

Casos de éxito, sin duda, casos de éxito como el de Zanardi que inspiran y ponen un ejemplo de carácter y de temple.

No nos dejemos vencer por los problemas que siempre estarán presentes y que nos agobian. Pensemos en esos momentos en Zanardi y tengamos el carácter y la decisión que se requiere para enfrentarlos.

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

Dos años, sólo dos años más

Pero qué necesidad

Educación, educación y educación