Opinión

Alerta terrorista

1
    

     

Ofrendas en DInamarca

Europa enciende luces de alerta desde este fin de semana en que un atentado en Copenhague, Dinamarca, reprodujo condiciones semejantes a las de Charlie Hebdo en París. En un acto a favor de la libertad de expresión donde se rendía homenaje al mismo semanario satírico francés, un joven disparó un arma provocando la muerte a un director de cine danés y dejando tres heridos.

Al atentado el sábado por la noche, se agregó el asesinato del guardia de una sinagoga en el mismo centro de Copenhague, como si se pretendiera crear una réplica de los ataques franceses.

En el mismo fin de semana, en cuatro importantes ciudades alemanas se cancelaron eventos de Carnaval (Braunschweig, Colonia, Dusseldorf y Maguncia) cuando la policía local determinó la existencia de elementos sólidos que apuntaban a un ataque terrorista de corte islámico radical. Los organizadores en Colonia incluso prohibieron el desfile de un carro alegórico con la figura de Mahoma para evitar cualquier sentimiento de provocación.

En este panorama preocupante que se extiende por diferentes países y ciudades europeas, el primer ministro Benjamin Netanyahu de Israel lanza un llamado a los judíos europeos a emigrar en masa a Israel para evitar ser víctimas de ataques contra su vida, sus bienes y sus familias. En la histórica provincia de Alsacia en Francia, se registró la profanación masiva de por lo menos 200 sepulturas en un cementerio judío local.

El clima de crispación por los grupos islámicos radicales ha encendido las alarmas en todos los centros policíacos y de inteligencia europeos. La alta representante para Política Exterior Europea, Federica Mogherini, viajará esta semana a Washington para atender una reunión convocada por el presidente Obama para estudiar medidas que prevengan ataques en toda Europa.

La semana pasada el presidente de Estados Unidos solicitó al Congreso autorización para lanzar una ofensiva militar en contra de ISIS (Estado Islámico) en el norte de Siria y el Noreste de Irak, territorio ocupado por esta organización extremista.

Dos países árabes y de cultura islámica han lanzado ya ataques en contra de ISIS por los actos violentos, asesinatos y decapitaciones que han realizado en contra de ciudadanos de distintas nacionalidades. Jordania, un país pacifista en Medio Oriente y tradicional interlocutor entre Washington y el mundo árabe, lanzó ataques aéreos contra ISIS la semana pasada por el asesinato de un piloto jordano. Y Egipto lo hizo apenas hace 24 horas, al darse a conocer la ejecución de 21 ciudadanos cristianos coptos de esa nación, según videos y declaraciones de la propia organización terrorista.

El caso de Dinamarca, como sucedió con París y los informes de Alemania, hablan de una corriente relativamente reciente, la “Yihad terrorista individual”, donde a diferencia del pasado en que células de
Al Qaeda u otras organizaciones menores eran preparadas, entrenadas y financiadas por meses, ahora se trata de personas, de individuos de nacionalidades europeas, pero de ascendencia islámica o árabe, que asumen la responsabilidad y el papel de realizar ataques. Existe toda una red de preparación al respecto, y se consideran ”agentes durmientes” listos para perpetrar un atentado en cualquier momento.
La gravedad del tema se eleva al conocer datos de que más de cinco mil ciudadanos europeos (españoles, franceses, alemanes, italianos, etcétera) han viajado a Siria y Líbano en las últimas semanas, lo que supondría, hipotéticamente, que podrían convertirse en silentes terroristas potenciales.

Los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, España, Alemania y Bélgica han otorgado la más alta prioridad a prevenir más ataques, ante la inminente ofensiva de ISIS y de estos terroristas individuales, que atacan a sinagogas, cementerios judíos y simpatizantes con la tolerancia y la libertad de expresión.

Twitter: @LKourchenko

También te puede interesar:
Cumbre en Minsk
Venezuela, cuenta regresiva
Lecciones griegas