Programa de gobierno de la transición
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Programa de gobierno de la transición

COMPARTIR

···

Programa de gobierno de la transición

26/06/2018
Actualización 26/06/2018 - 14:52

Independientemente de quien vaya ser el vencedor de la elección presidencial, ya se debe tener un programa de gobierno de la transición para no dejar que el país se deshaga entre las manos de un presidente electo y uno en funciones.

El tiempo que tarda el presidente electo en tomar posesión es desesperadamente largo. Cinco meses en que se aglomeran todos los problemas y no puede tomar decisiones formales.

Lo ideal sería que los dos equipos, tanto el de Peña Nieto como el de José Antonio Meade o Andrés Manuel López Obrador, establezcan un virtual gobierno de transición que atienda por lo menos los temas del entorno económico, particularmente el que tiene que ver con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, así como los mensajes de confianza a los mercados e inversionistas internacionales.

La señal hacia el exterior debe ser de tal forma positiva y contundente que impida una abrupta y costosísima devaluación.

Sabemos que en el seno del equipo de AMLO ya están trabajando en este rubro. Ya tienen definidas una serie de acciones para mandar un fuerte mensaje a los mercados que inhiban el pánico y la desconfianza.

La relación con Donald Trump, de igual manera, requiere una atención prioritaria por parte de ese gobierno de transición en donde, como un equipo, trabajen tanto el canciller como el secretario de Economía con los personajes que serán nombrados por el presidente electo.

Se podrá argumentar que Enrique Peña Nieto tiene total responsabilidad hasta el 30 de noviembre y legalmente así es, empero en la práctica hay decisiones que trasciende esa fecha, por ello es necesario establecer una coordinación mínima para garantizar la transición.

En el ámbito interno, al interior del país, lo primero que va a realizar el ganador es la operación cicatriz que permita a la brevedad posible terminar con el encono y la polarización social.

Ese llamado a la unidad no sólo es responsabilidad del presidente electo, sino también de los candidatos perdedores y por supuesto de todo el aparato gubernamental de los tres niveles de gobierno.

La gobernabilidad y la paz social deben ser la prioridad de todos.

Es cierto, ahora todos están velando armas para la jornada electoral del 1 de julio, pero también es una realidad que se está trabajando para lo que va suceder después de esta fecha.

La inseguridad y la participación del crimen organizado en las elecciones es otro problema que se está soslayando, y que no obstante que la propia autoridad electoral lo ha señalado, no se ha hecho nada, ni siquiera apresar a los asesinos de los candidatos muertos en campaña.

La impunidad en todo su esplendor y seguramente muchos candidatos de los malosos habrán salido victoriosos en la elección.

Así tendremos presidentes municipales, diputados y tal vez algún gobernador, apoyado por los malosos.

Esto también es de la incumbencia del presidente electo, así como la inseguridad pública que campea en casi todo el país.

El haberse sacado 'la rifa del tigre' tendrá que poner a trabajar al candidato ganador, incluso desde antes de que empiece el sexenio.

Los retos son descomunales y requieren atención inmediata, lo que exige que el relevo del poder sea institucional, respetuoso y totalmente abierto y sin ambages.

Por fortuna hay extraordinarios ejemplos de la entrega del poder aterciopelada y civilizada, como el mostrado por Ernesto Zedillo con Vicente Fox y Felipe Calderón con Enrique Peña. Esperemos que así sea ahora con el presidente en turno y…

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.