Productividad en el Legislativo, en riesgo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Productividad en el Legislativo, en riesgo

COMPARTIR

···

Productividad en el Legislativo, en riesgo

08/10/2018
Actualización 08/10/2018 - 13:26

El proyecto político de Andrés Manuel López Obrador, de llevar al país a la cuarta transformación, quedará más en un deseo guajiro que en una consumada realidad, en virtud de que hay múltiples amenazas que sortear, siendo la cohesión al interior de Morena el mayor reto a enfrentar.

Tan sólo en el Poder Legislativo hay evidencia clara de fractura entre los principales liderazgos, tanto en la Cámara de Senadores como en la de Diputados, que pondrán en riesgo la construcción del andamiaje jurídico que requiere ese nuevo modelo de país que tanto pregona el presidente electo.

Desde un inicio, desde que aún no estaban definidas las coordinaciones de los grupos parlamentarios en ambas cámaras, ya se daban con todo Martí Batres y Ricardo Monreal y, por su parte, Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, amén de otros morenistas como Dolores Padierna e incluso Pablo Gómez. Todos tratando de llevar agua a su molino, pero sin una clara intención de salvaguardar los objetivos de su partido, y eso es entendible toda vez que la plataforma ideológica y el adoctrinamiento entre los militantes existe, pero sólo en el papel.

Cada quien entiende el proyecto de Morena como Dios les dio a entender, conforme a una visión particular, basado en su experiencia y en su militancia en la izquierda mexicana, aunque algunos de ellos son más de derecha que los panistas de cepa.

El modelo de partido se construyó en torno a una figura central, AMLO, y en la medida en que fue ganando simpatías entre la población se fueron sumando adeptos, tránsfugas la mayoría de ellos, que vislumbraron el futuro prometedor de Morena.

Sólo la lealtad a López Obrador es el factor de cohesión, aunque en el fondo no exista más.

Los egos, las visiones particulares y grupales se imponen sobre propósitos superiores.

Entonces la lucha fratricida se vuelve encarnizada, y eso que apenas empieza a gobernar Morena.

En la Cámara alta no obstante que la experiencia, la cordura y habilidad para tender puentes con sus adversarios políticos está de lado de Ricardo Monreal, lo cierto es que Batres, en una metamorfosis de líder combativo y callejero a legislador con aires conciliatorios, trata de ganar voluntades entre sus pares para eventualmente asumir mayor control entre los senadores.

Igual sucede en la Cámara baja, en donde el largo colmillo de un expriista anclado al pasado, como lo es Porfirio Muñoz Ledo, trata de imponer su voluntad sobre un desconcertante y neófito Mario Delgado, que con sus primeras declaraciones en torno a la reforma educativa puso en aprietos hasta Esteban Moctezuma, próximo titular de la SEP.

Esa competencia entre morenos no contribuye en nada a la construcción de un ambiente político que incentive la productividad en el Poder Legislativo.

Ahora resulta que el reto para los legisladores de Morena no es tender puentes de entendimiento con otras bancadas opositoras, sino en el propio seno, al interior de las fracciones de Morena, las que son mayoría en ambas cámaras pero que tienen entre sus filas a legisladores más belicosos e intrigosos que un patio de vecindad, y donde lo que menos les importa es cumplir con la encomienda que la ciudadanía les otorgó en las urnas.

Lamentable el papel que hasta ahora ha hecho Morena en el Congreso, ya que sus miembros están más ocupados en ganar espacios y posiciones de poder al interior de los cuerpos colegiados que lo integran y en los órganos de dirección y administración de la Cámara de Diputados y la colegisladora, que en empezar a plasmar en la realidad legislativa la agenda que se construyó para la cuarta transformación.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.